Las 10 películas políticas del 2017

Dic 15

Ya es una tradición que por estas fechas escriba sobre las que considero las mejores películas sobre política del año (aquí puedes encontrar los títulos del 2016, 201520142013 y 2012 –revista en pdf, páginas 25 a 30-). Realmente se trata de la selección realizada para el último número del año de “La revista de ACOP” (antes denominada “El Molinillo“) en la que también se hace una compilación de las páginas web, perfiles de twitter, libros y los personajes y conceptos más destacados del presente año, entre otros contenidos, y que te invito encarecidamente a leer.

Como cada vez va habiendo más producción, desde el año pasado también incluyo aquí -para completar el artículo y para los muy frikis de la cosa- las cintas que no he seleccionado para el listado.

Las 10 películas políticas del 2017

Últimamente escuchamos decir que estamos viviendo una época dorada de la ficción política. Y lo cierto es que, desde 2012 que venimos reflejando en este número especial del año las mejores películas con temática política, hemos comprobado cómo año tras año este eje dramático es el elegido para desarrollar nuevas ficciones con aspiraciones de llegar al gran público y no sólo centrarse en una audiencia especializada como es nuestro caso.

En este 2017, sin haber un gran éxito destacado, podemos volver a reiterar que es un buen año para la ficción política con interesantes y muy variadas propuestas, tanto para las películas, como el cine documental y las series televisivas.

De la selección que traemos a estas páginas, totalmente subjetiva, nos encontramos con propuestas que abordan desde el populismo, hasta el sufragismo, pasando por el marketing político, los asuntos públicos, el cambio y renovación política o varios biopics. Y todo ello desde géneros tan dispares como el drama, la comedia, el thriller, la sátira, la intriga y la tragicomedia.

En cuanto a la procedencia de las cintas, nuevamente constatamos que éste es un fenómeno que no es específico de un único país o continente ya que este año traemos ejemplos de Estados Unidos, Francia, Italia, Suiza, Reino Unido, República Checa, Uruguay y Argentina.

Si años anteriores teníamos que recurrir a documentales para completar nuestra lista debido a la ausencia de películas de interés, este año hemos podido elegir tanto en filmes como documentales. En este último caso con propuestas esencialmente de Estados Unidos, pero también de España, Argentina, Francia, Alemania y Pakistán.

Y como complemento de esta sección, también fijamos nuestra mirada en las series sobre política. A las exitosas ofertas que continúan en nuestras pantallas podemos sumar otra decena de propuestas, tan variadas como pintorescas: la holandesa Brussel que aborda la política comunitaria, la finlandesa Presidenttii en la que un exitoso empresario es elegido presidente y mientras está en el cargo se enfrenta a severas crisis tanto políticas como personales, la británica The State y la coproducción saudí-siria-egipcia-libia-kuwaití Gharabeeb Soud sobre el terrorismo yihadista, la miniserie Guerrilla sobre el nacimiento del Black Power en el Reino Unido, Suburra sobre la mafia italiana y su relación con los políticos corruptos, Distopía –bautizada como la Black Mirror española y sólo disponible en una plataforma online tras cuatro años encerrada en un cajón- y todas las propuestas que nos llegan desde América Latina (desde el polémico biopic sobre Hugo Chávez, unos dibujos animados en 3D que nos cuentan la campaña electoral mexicana o la serie sobre la primera dama mexicana que decide divorciarse del presidente).

Esta es nuestra propuesta para este año 2017. ¡Que la disfrutéis!

Leer más

Entrevistas

Oct 06

Estos días he realizado varias entrevistas por diferentes motivos que quiero compartir con vosotros: mi selección entre los cien profesionales políticos más influyentes en los Victory Awards 2017, mi despedida como director de “La revista de ACOP” y la situación política en Cataluña. Evidentemente, sobre todo en las dos primeras, he hablado de muchas más cosas como la defensa de la profesionalización de la comunicación política, el trabajo de los políticos, series políticas…

En los enlaces de cada una de las fotografías tenéis los accesos directos para poder leerlas:

Entrevista en “El día de Segovia”, páginas 24-26 (30 de septiembre de 2017).

Entrevista en “La revista de ACOP” nº 20 de octubre de 2017, páginas 22-27.

Leer más

Próximas tendencias tecnológicas para las campañas electorales

Sep 11

Próximas tendencias tecnológicas para las campañas electorales

Lo fundamental de una campaña electoral, lo que verdaderamente importa, es el mensaje y relato político. Sin embargo, para que nuestra narrativa llegue mejor a los potenciales votantes, necesita del envoltorio del marketing político que ayude a que nuestro candidato o candidata tenga más presencia en medios de comunicación, una imagen adecuada, conozca cuál es el mensaje idóneo para una audiencia segmentada, etc. Porque tampoco debemos olvidar que el fin último de las campañas electorales es ganar, motivo por el cual las campañas electorales constantemente están integrando nuevas técnicas e instrumentos.

Por tanto, todos los profesionales que trabajan en campañas electorales y comunicación política deben estar a la última en cuanto a innovaciones que consigan trasladar más y mejor el mensaje de su cliente/candidato.

Superado el boom del amplio abanico de posibilidades que ofrecen las diferentes redes sociales (y las que aparecerán en los próximos años), en los últimos tiempos hemos asistido a novedades como la aparición de un candidato en varios escenarios gracias a los hologramas, la gamificación como alternativa de comunicación, las apps móviles, la neurociencia aplicada a la política, el activismo digital, la financiación vía micromecenazgo o la evolución de la analítica de datos, por citar sólo algunas.

La aspiración de cualquier campaña es llegar a cuanta más gente mejor, pero a través de una comunicación personalizada. Por eso, las principales innovaciones que nos encontraremos en el futuro girarán en torno al video y al big data.

En cuanto al vídeo, hace unas semanas Facebook lanzó una nueva sección (“Watch”) dedicada a videos grabados y en vivo, una amenaza potencial para YouTube y otros servicios de video. Este hecho pone de manifiesto que el video y las tecnologías visuales están cobrando cada vez más importancia a la hora de interactuar. La próxima generación de productos y servicios de consumo permitirá acercar eventos en vivo a los usuarios, poder grabar cualquier espectáculo y personalizarlos, ofreciendo tanto experiencias de uso a los hogares conectados, como creación de contenido más dinámico, lo que abre múltiples posibilidades en la acción política.

Ya existen agencias trabajando en estas posibilidades aplicadas a las campañas electorales. Por un lado, en realidad virtual, explorando mundos generados completamente por ordenador, una experiencia inmersiva desconectada de la vida real, pero con apariencia de realidad. Por otro, en realidad aumentada, es decir, añadiendo una capa de realidad virtual encima del mundo real. Y en video 360º o inmersivo que deja una huella más duradera que el video normal.

Respecto al big data, la analítica de datos seguirá permitiéndonos mejorar nuestra estrategia y personalizar más la comunicación, por lo que la captación y tratamiento de datos para segmentar audiencias y mensajes tendrán gran desarrollo.

En los últimos años, la analítica de datos políticos ha avanzado desde el microtargeting a la verdadera ciencia de datos predictivos.  Actualmente, los expertos en computación están utilizando cantidades masivas de datos, modelos complejos y algoritmos avanzados (no sólo fundamentados en bases de datos públicas y privadas atendiendo a identificaciones demográficas y económicas, sino al análisis semántico y emocional de las conversaciones en redes sociales) para entender el comportamiento del público durante las campañas electorales.

El método de Cambridge Analytica -la polémica consultora británica que ayudó a Trump a ganar las elecciones y en la victoria del brexit-, utiliza técnicas de Deep Learning para identificar rasgos de personalidad, además del modelo de datos y el desarrollo de perfiles psicográficos para aumentar el público, identificar a los principales líderes de opinión y conectar con personas apelando a una reacción. Según su CEO, Alexander Nix, si eres un adulto que vive en Estados Unidos, esta compañía tiene un perfil específico sobre tu personalidad y sabe qué mensaje puede ser más persuasivo para ti a la hora de decidir tu voto.

La importancia del big data y la capacidad creciente para analizar e interpretar estos datos resulta indiscutible, pero el debate se sitúa en el eje ético de la utilización de ellos, su análisis y repercusión, máxime cuando se trata de información almacenada en manos privadas. La amplitud de este tipo de técnicas no sólo se puede enfocar en campaña electoral sino que puede cambiar el modo real en el que se hace política.

Pero además de estas innovaciones, motivado por la aparición de las noticias falsas, los ataques cibernéticos, los bots y la manipulación de los medios sociales, las campañas electorales se han convertido en un escenario en el que no sólo está en juego la integridad de las elecciones sino del funcionamiento de la democracia. Además, estas amenazas no tienen por qué proceder de otros países, sino de la propia nación (grupos radicales que busquen hackear, robar y publicar material privado para perjudicar o favorecer a otro candidato próximo a sus intereses) por lo que la ciberseguridad se antoja, además, un requisito imprescindible en las futuras citas electorales.

Éste artículo ha sido escrito para “La Revista de ACOP”, número 19, de septiembre de 2017.

Leer más

Premiado en los Napolitan Victory Awards 2017, los “Oscars” de la política

Sep 08

Premiado en los Napolitan Victory Awards 2017, los “Oscars” de la política

Es un placer para mí compartir con vosotros esta noticia. El pasado fin de semana se entregaban en Washington D.C. los premios a los ganadores de las distintas categorías de los Napolitan Victory Awards, conocidos como los premios Oscar de la política, y denominados así en honor a Joseph Napolitan, considerado el padre de la consultoría política.

The Napolitan Victory Awards (o Napolitans) son “los galardones concedidos a los más grandes del mundo de la consultoría política”. Es el único premio cuya convocatoria se extiende a más de 21 países e incluyen más de veinte categorías que reconocen la labor de los profesionales de habla hispana del sector a nivel internacional”.

En esta edición he sido reconocido en varias categorías. Por un lado, he sido seleccionado entre los cien profesionales políticos más influyentes del año, una lista en la que se encuentran tan sólo otros ocho españoles, grandes profesionales y amigos a los que admiro (Antoni Gutiérrez-Rubí, Daniel Ureña, Jorge Santiago Barnés, Jordi Segarra, José Luis Sanchis, Pablo Martin, Ramón Ramón y Víctor López).

Esta selección, según su jurado -el Consejo Editorial de la revista Washington COMPOL-, es “un grupo élite de profesionales que lograron un legado y méritos inolvidables que incluye a profesionales famosos y algunos que pueden ser desconocidos, también a quienes ya están establecidos o son novatos, pero todos líderes innovadores”.

Leer más

‘Millennials’ y el choque generacional

Jul 17

‘Millennials’ y el choque generacional

Solemos hablar de generaciones para definir a un conjunto de personas que, al haber nacido en fechas próximas, viven experiencias educativas, culturales y sociales similares y se comportan de manera más o menos análoga. Aunque la propia sociología es crítica con esta modelización, la generalización nos permite ordenar y clasificar y nos ayuda a establecer características, tendencias y comportamientos.

Actualmente, la generación de moda, la que está en boca de todos es la Generación Y, los millennials —los nacidos entre 1982 y 1998—, denominados así porque se hicieron adultos con el cambio del milenio.

Como sucede en cualquier otra generación, no es un grupo tan homogéneo ya que los que actualmente tienen 18 años, a la fuerza, no compartirán las experiencias vitales de los de 35 años. Sin embargo, no hemos dudado a la hora de definirles a todos como individualistas, superficiales, egocéntricos, narcisistas, consentidos, faltos de compromiso, obsesionados con las redes sociales… Una categorización no exenta de prejuicios. Una vez más, acostumbramos a despreciar o ignorar lo que no entendemos.

La paradoja es que, a la vez que les juzgábamos de esta manera, también les calificábamos como «la generación más preparada de la historia». Lo cierto es que, como otras generaciones, tiene sus peculiaridades y sus diferencias con las anteriores:  no ven mucho la televisión porque prefieren ver series y películas en su tablet u ordenador, no compran periódicos pero se informan a través de internet, tampoco compran discos pero abarrotan conciertos, y son esencialmente digitales, multipantallas y adictos a las apps y a las redes sociales. Podemos afirmar que son el mejor ejemplo de la «economía compartida» (Uber, BlaBlaCar, Airbnb, Spotify, Netflix…) y, de la misma manera que lo hacíamos antes, también podemos definirlos como críticos, exigentes, reformistas, poco materialistas, comprometidos, digitales y participativos. Los valores que los definen, transparencia, sostenibilidad, participación, colaboración y compromiso social les llevan a aproximarse de forma diferente a cómo entienden las generaciones anteriores la política, la economía y la sociedad y, en general, el compromiso colectivo.

El 15 de mayo de 2011 miles de jóvenes salieron a la calle en numerosas ciudades españolas para expresar su descontento y reclamar una nueva forma de hacer política y otra política económica —más social, justa e igualitaria— para hacer frente a la crisis. Hoy, seis años después, la tasa de paro entre los jóvenes es del 40%, y los que trabajan sufren la precarización estructural y la contracción salarial. No serán la primera generación que viva peor que sus padres (quizá los ya no tan jóvenes, integrantes de la Generación X, tengan ese dudoso honor) sino que, por desgracia, su futuro dependerá más de la riqueza de sus padres que de sus propios esfuerzos. Reciben una herencia mixta y a veces contradictoria: un espacio de libertades consolidado pero también una incertidumbre mayúscula respecto al progreso; un mundo hiperconectado pero con más pulsiones proteccionistas que nunca; un mundo con pocas barreras al acceso y muchas a la elección…

Por tanto, independientemente de las características intrínsecas como generación, podemos afirmar que, cuando se les ha excluido del relato vital que conocían a través de sus padres (una carrera universitaria que garantizara una buena salida profesional, sueldos con los que poder independizarse y acceder a una vivienda y tener familia), han emprendido un camino de diferenciación, adoptando actitudes y comportamientos (electorales, en el consumo, en la forma de vida…) que tienen en común el distinguirse de lo que dicen y hacen sus mayores.

Leer más
Página 1 de 6212345...102030...Última »
A %d blogueros les gusta esto: