Presidente, cuidado con los micrófonos abiertos

Sep 21

Lo ha vuelto a hacer. No es la primera, ni la segunda vez que le pasa. Demasiados despistes de principiante. ¿Quizás el Presidente Zapatero está nervioso? ¿O la  obsesión por la imagen, por la foto rápida que maximice sus acciones de gobierno de cara a la opinión pública le conducen a errores de novato? La política del menos es más a veces juega malas pasadas.

Una de las primeras cosas que aprendemos los asesores en comunicación política y profesionales que nos dedicamos a las tareas de comunicación de lo público es a “controlar” la técnica. En cierto modo es lo más fácil: micro abierto, línea cerrada, aunque siempre está el periodista avispado que se “olvida” la grabadora o el cámara que sigue grabando mientras el político piensa que está hablando “off the record”. En todo caso, cualquier político de primer nivel, y más el Presidente del Gobierno, debe cuidarse mucho de lo que dice, sobre todo cuando son manifestaciones más sinceras que se producen antes o después de terminar una comparecencia pública y es probable que todavía sea foco de los medios de comunicación.

Esta semana Zapatero se ha reunido con el rey de Marruecos, Mohamed VI, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Al inicio de esa reunión, los micrófonos de las cámaras de televisión recogen del presidente español al jefe de estado alauita sus palabras: “Encantado de que nos podamos ver… La foto es lo más importante”.


De nada sirven los intensos trabajos previos de concertación del encuentro (no se reunían desde 2008) ya que la noticia será la dichosa frase que vaciará de contenido la entrevista y facilitará argumentos a la oposición. Lo peor de todo es que nos retrata un Zapatero obsesionado por la imagen, por el periodismo de “fotografía y titular”, carente de contenido.

Si hacemos un breve repaso a otras declaraciones en off, nos dejan una imagen contraria a la que desearía proyectar el presidente y que, para su desgracia, le han acompañado en toda su vida política como presidente:

  • Jordi Sevilla a Zapatero en el debate presupuestario de 2003: “Se te nota inseguro. Has cometido un par de errores, pero son chorradas. Esto lo aprendes en dos tardes…”. Error: no sabes de economía y no estás preparado para llevar las riendas del estado. Lo peor, las bromas de las que serás objeto.
  • Al terminar una entrevista con Iñaky Gabilondo en la campaña de las últimas elecciones: “Nos conviene que haya tensión”. Error: demuestras tus cartas, tu estrategia, y te contradices a lo que predicas en público.
  • Ponerte en evidencia cuando no hablas inglés.

En fin, no será por recomendaciones… Yuri Morejón en su libro “De tú a tú. La buena comunicación de gobierno” explica las diez claves para la comparecencia ante los medios: 8. Cuidado con los micrófonos abiertos. Pero son más los políticos que caen bajo el micro de ambiente. Aquí os dejo más enlaces con algunos ejemplos:

2 comentarios

  1. Tal vez sea un reflejo de cómo somos (para no utilizar la manida expresión de “la sociedad en que vivimos” y situarme por encima del bien y del mal): los políticos tienen repetidas veces este tipo de micrófonos… en cambio, los que tienen la lección bien aprendida son las estrellas del fútbol (tanto jugadores como entrenadores). Frente a los micrófonos, se callan y en los espacios abiertos, temerosos de los micrófonos direccionales, se ponen la mano delante de la boca. Es un gesto grotesco, pero les funciona.

    Una pena que en la política parece que siempre vamos por detrás…

Trackbacks/Pingbacks

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya - [...] Articulos Actualizados : Presidente, cuidado con los micrófonos abiertos [...]
  2. Tweets that mention Presidente, cuidado con los micrófonos abiertos « Comunicación (política) y Relaciones Públicas -- Topsy.com - [...] This post was mentioned on Twitter by Mikel Agirregabiria , Paul Rios, Jurdan Arretxe, kitsch, NachoMartínGranados and others. NachoMartínGranados…
  3. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Lo ha vuelto a hacer. No es la primera, ni la segunda vez que…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: