La ocasión perdida de Rajoy

Sep 11

La ocasión perdida de Rajoy

Ayer por la noche, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparecía por primera vez ante los españoles en una entrevista en la televisión pública aunque con periodistas de diferentes medios escritos. Hasta la fecha apenas había concedido una entrevista para EFE recién elegido presidente y otra conjunta para varios periódicos europeos, entre los que se encontraba ABC, el pasado fin de semana. A pesar de que lleva diez meses en el cargo las comparecencias ante los medios de comunicación han sido pocas y, a menudo, sin preguntas, dejando esa “carga” para la Vicepresidenta del Gobierno tras los Consejos de Ministros.

Por tanto, ante esta entrevista, ¿podemos intuir un cambio en la estrategia de comunicación del Gobierno? De momento es precipitado adelantar una respuesta y habrá que seguir los próximos pasos dados en este sentido, pero sin duda alguna ponen de manifiesto la preocupación del ejecutivo ante los datos de las últimas encuestas, sobre todo ahora que hay próximos objetivos electorales como son los de Galicia y País Vasco.

Y si no se trata de un giro en la política comunicativa, ¿se debe a un intento de explicar las impopulares medidas adoptadas contra la crisis? Si éste es el caso, Rajoy ha perdido una gran ocasión. Como decía anteriormente, el Presidente no se ha prodigado precisamente en dar explicaciones del por qué de sus medidas y había cierta expectación en ver qué nuevo podía aportarnos. Sin embargo, ha dejado escapar una magnífica ocasión para poder explicarse ante los ciudadanos, adelantar una exclusiva de su próxima acción de gobierno que marcara la agenda o, simplemente, buenos titulares que hicieran sentir a la población su liderazgo.

Sin embargo, nos hemos encontrado con el Rajoy más auténtico: un discurso, por otra parte, muy bien aprendido, pero previsible en el que eludió responder directamente a lo preguntado, esquivando la formulación de cualquier compromiso; cultivando su storytelling personal de gobernante que está adoptando medidas que no le gustan pero no tiene más remedio que ejecutarlas; salpicado de giros de lenguaje coloquial y sus tradicionales coletillas (“vamos a ver”, “haremos lo que tengamos que hacer”, “no se puede gastar lo que no se tiene”, “actuaremos en defensa de los intereses de España”, “a mi tampoco me gustan las medidas que estoy adoptando”…) y que no nos ha aportado nada que no supiéramos, excesivamente prudente, aleccionado por las contradicciones de sus decisiones.

Nube de palabras con las 100 más utilizadas por Mariano Rajoy en sus respuestas

Respecto al lenguaje no verbal me gustaría destacar tres aspectos:

  • Una presencia formal correcta, vestido de traje y corbata azul corporativo de su partido, con camisa blanca, sin gemelos o un reloj ostentosos que pudieran pasarle factura ya que en estos tiempos de crisis la opulencia se mira con lupa.
  • Un lenguaje corporal muy acentuado para lo que estamos acostumbrados en él. Se notaba que quería pasar el trance lo antes posible o que estaba disgustado ante la incomprensión de sus medidas ya que gesticulaba mucho, marcando con las manos sus palabras constantemente, señalando y enumerando e incluso inclinándose hacia delante para contestar, lo que puede ser entendido como ofrecimiento voluntarioso, pero también de cierto puntito de agresividad.
  • Y un arranque de la entrevista que marcó la percepción de los espectadores. Ante una comparecencia que no hacía falta que estuviera pactada porque los temas que saldrían eran sabidos de antemano por cualquiera que se sentase ante su pantalla, ante la primera y previsible pregunta (“¿Habrá rescate?”) no puede quedarse callado, dubitativo y carraspear. Esos segundos no son de duda en el Presidente, son de desconfianza en el ciudadano que interpreta que no sabe la respuesta que debía llevar más preparada.

Y finalmente, dos lapsus de Rajoy que dicen poco de él. En primer lugar, un simple comentario que le distancia de la ciudadanía y contribuye a alimentar la idea de que la clase política está alejada de los ciudadanos: “ahora, en verano, que he tenido la oportunidad de hablar con mucha gente…”. Aparentemente nada que reprochar puesto que conocemos el modus vivendi de nuestros políticos, pero la población quiere escuchar que su Presidente está en continua conversación con la ciudadanía y no sólo en periodos vacacionales. Aparentar y ser.

Y en segundo lugar, y encima para terminar la entrevista, se despacha con esta respuesta: (¿Le preocupa que algunos ciudadanos no entiendan algunas de las medidas que está tomando?) “Me preocupa, sí. Me preocupa muchísimo. O sea, siempre que tomamos una decisión que no entiendan los españoles, es para preocuparse. Y me gustaría que esta entrevista hubiera servido para poder explicarme”. Otro desliz o arranque de sinceridad puesto que explicar por qué han adoptado las medidas, más allá de los recurrentes “haremos lo que haya que hacer” y la famosa “herencia recibida”, apenas ha habido otra explicación de por qué unas decisiones y no otras. Es decir, ¿ahora le preocupa y antes no?

En definitiva, 50 minutos de una entrevista larga y aburrida y 16 intervenciones de periodistas después (aunque cada vez que tomaban la palabra formulaban varias preguntas), tuvimos una entrevista para salir del paso y justificar su absentismo comunicativo.  Una entrevista en la que estuvo correcto, no cometió errores, pero tampoco ilusionó, el mismo comportamiento que en el debate con Rubalcaba. Si éste era el objetivo y no el de hacer pedagogía o dar esperanza a la población y despejar cualquier duda de liderazgo, Rajoy ha perdido una nueva ocasión de conectar con los ciudadanos.

Otros análisis:

 

8 comentarios

  1. Pues si, la verdad. Una ocasión perdida para explicar sus razones, aunque muchos no estuvieramos de acuerdo con las medidas gubernamentales. Pero es que ni a razones se atiende…

  2. Yo creo que si explicó la causa de la medidas una y otra vez. Lo que pasa que muchos prefieren no verlo. No entra dinero para pagar tanto gasto. No hay recursos de financiación del deficit. Ergo, recorte.
    Lo repitió siete millones de veces.
    Dicho esto, creo que NAcho tiene mucha razón. Aburrido, previsible y ocasión perdida. HAbía que dar un titular cañero, más convicción, menos ambigüedades. Pero es que el hombre es así… Como tantos políticos, no cree ne la imagen y se hace él los discursos.
    Bueno, yo cambié de canal, pq la verdad, vaya tostón.

    • Bueno, si por razones debemos conformarnos con la retórica de siempre: no hay dinero, la culpa viene de atrás, esto creará empleo a medio plazo… Muchísima gente medianamente inteligente y medianamente informada exige explicaciones de mayor calado.

      Porqué una gestión tan descaradamente procíclica del presupuesto? No hay acaso alternativas fiscales y reformas no emprendidas para evitar ese trance? Es el 6% del déficit público un dato tan alarmante al lado del 25% de la tasa de paro? Son las reformas laborales realmente necesarias o responden a cuestiones ideológicas y, por tanto, debatibles?

      Aunque muchos nos sentimos preparados para responder a estas y otras inquietudes, la mayoría necesita respuestas. La gente necesita que su presidente sea más honesto ante estos interrogantes. Las polítcas las va a aplicar igualmente, pero que no venda necesidades sin razones.

      • Ignacio Martín Granados /

        Luis, a lo que tu llamas explicar (efectivamente, siguió la regla de repetirlo cuantas veces hiciera falta) yo interpreto el “mantra” que viene repitiendo desde hace meses. Si eso no parece calmar a la gente, habida cuenta de las numerosas protestas y clima ciudadano existente, por lo menos podía intentarlo de otra manera y decirlo de forma diferente para no ser previsible y acabar aburriendo.
        La semana que viene tenemos a Rubalcaba… a ver cómo se lo monta él.

        Carlos, coincido contigo, la gente necesita respuestas y liderazgos decididos, no de cálculos electorales (Pais Vasco y Galicia están a la vuelta de la esquina. ¿No aprendió del error de estrategia de Andalucía?).

  3. Julio Otero /

    Me ha gustado mucho. Tenías razón, hemos coincidido en muchos puntos. Un abrazo.

  4. Por cierto, además el artículo, me ha gustado la lista de análisis que enlazas. La primera vez que leí tu artículo no reparé en ellos. Enhorabuena de nuevo y un saludo.

    • Ignacio Martín Granados /

      Gracias Julio. Yo creo que también 🙂 He añadido tu post al listado de análisis enlazados, que cuando escribí el post no había leido el tuyo. Nos emplazamos para la semana que viene con la entrevista a Rubalcaba, no? 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. La trampa de la liquidez nuevamente – psicosis monetaria 2.0 | positivo & normativo - [...] tipo. El boom de las hipotecas basura en Estados Unidos y el estancamiento e incluso caida en el valor…
  2. Entrevista en TVE a Rubalcaba: un quiero y no puedo | Comunicación (política) y Relaciones Públicas - [...] 18 La semana pasada comparecía el Presidente del Gobierno por primera vez…
  3. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Ayer por la noche, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparecía por primera vez…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: