El humor como arma contra el terror

Mar 03

El humor como arma contra el terror

El atentado terrorista del pasado mes de enero contra la revista satírica Charlie Hebdo ha situado en la agenda política y mediática no sólo cuestiones de seguridad sino otras como dónde ubicar la sátira y la blasfemia dentro de los límites de la libertad de expresión, uno de los principales valores de la sociedad democrática, y la ambigüedad del sentido del humor.

Evidentemente, el humor en sí mismo no es peligroso, pero tiene el poder de ridiculizarlo todo. Hoy en día, cuando la censura sólo aviva la llama de la viralidad, se hace humor de casi todo, aunque la clave está en hacerlo con inteligencia y el marco con el que lo interpretemos. El problema aparece en cuanto que más irracional es una creencia, menos tolerancia tiene ante la crítica y, obviamente, ante el humor.

Por otra parte, a nadie se le escapa que, en la cruenta liga del terror, ha tomado la delantera a Al Qaeda el Estado Islámico (ISIS, Islamic State of Iraq and Syria). Saben explotar los recursos que brinda internet para crear y difundir la exhibición de sus atrocidades (vídeos, fakes, hoax) ofreciendo una yihad del siglo XXI a candidatos a muyahidines con poco Corán y muchas ganas de marcha y tiros como retrata satíricamente la película Four Lions.

En este sentido, y luchando con sus mismas armas, las audiovisuales, y mucho humor, ha surgido en Irak una serie de televisión, “Estado Mítico” (Dawlat al-Khurafa), que ridiculiza los abusos del Estado Islámico a lo largo de treinta episodios. La emisión, que está arrasando a través de la televisión pública Al-Iraquiya, no sólo expresa la extraordinaria capacidad de un pueblo en un país destruido por las guerras a enfrentarse a la violencia con humor corrosivo sino una forma de luchar contra la eficaz propaganda de los terroristas.

“Hacer que los televidentes se rían del ISIS les ayuda a superar el miedo” afirma Thaer Al-Hasnawi, guionista de la serie, quien compara su trabajo a combatir a los yihadistas en el campo de batalla. La trama es sencilla y, sea cual sea la última iluminación de los malvados dirigidos por su califa, Abu Bakr al Bagdadi (como prohibir el hielo o el uso de la navaja para el afeitado porque no existían en tiempos de Mahoma), el sentido común del iraquí de a pie les da el contrapunto de anacronismo y crítica satírica que sirve de parodia para contrarrestar con humor el terror que siembran en la realidad.

Otra serie que se aproxima con humor al mundo islámico, desde un punto de vista más simpático, es la comedia de la BBC Citizen Khan. Esta ficción televisiva sobre una familia musulmana paquistaní, con un gran éxito a pesar de las críticas iniciales y que espera ya su cuarta temporada, ha sido un vehículo ideal para combatir prejuicios y para generar debate público sobre la convivencia y costumbres musulmanas.

Relata la vida cotidiana del Sr. Khan -un paquistaní autoproclamado líder de la comunidad musulmana de Birmingham- y su familia. Con 30 años de residencia en el Reino Unido, el Sr. Khan es muy buena gente, pero también algo tacaño, muy patriarcal, gritón y, a veces, con opiniones un tanto incorrectas sobre hindúes o los nuevos inmigrantes de la Europa del Este. La familia la completan su sufrida esposa y sus hijas, inglesas y modernas: Shazia, lista y responsable, y Alia, la hermana superficial pendiente constantemente del móvil que luce unos espectaculares hijabs, más por moda que por fe.

El uso del humor o la sátira como burla y denuncia de la realidad social o política se ha realizado desde antaño. Siguiendo en el campo televisivo, en España, tuvo un gran éxito el programa de la segunda cadena de la televisión pública vasca (ETB2) “Vaya semanita” que se burlaba, de forma desenfadada e insolente, de toda clase de temas y tabúes sobre el País Vasco, incluyendo el terrorismo etarra. Sin duda alguna, esta serie preparó el camino para uno de los éxitos del cine español del pasado año como fue “Ocho apellidos vascos”. Y en esta misma estela de humor basado en las costumbres y tópicos regionales y la crítica a nuestras sociedades nos encontramos otros títulos europeos recientes como las películas francesas “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?”, “Bienvenidos al Norte” y su adaptación italiana “Bienvenidos al sur”.

Más información:

* Éste artículo ha sido escrito para la revista “El Molinillo” de la Asociación de Comunicación Política (ACOP), número 73, de febrero de 2015. Entregado el 23 de febrero de 2015.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. El humor como arma contra el terror (@imgranados) | PROTOCOL BLOGGERS POINT - […] http://martingranados.es/2015/03/03/el-humor-como-arma-contra-el-terror/ […]
  2. RESUMEN COTILLEO BLOGUERO MARIA GOMEZ | PROTOCOL BLOGGERS POINT - […] Los post de este apartado nos han informado de  cómo se fabrica un verdadero político; qué necesita un consultor…
  3. ¿De qué hemos hablado los @protocolblogger esta semana? | PROTOCOL BLOGGERS POINT - […] Los post de este apartado nos han informado de  cómo se fabrica un verdadero político; qué necesita un consultor…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: