[Artículo escrito para la sección «Canciones y política» de La revista de ACOP, nº 63 septiembre 2021]

En el ámbito musical existen muchas canciones que se convierten en himnos populares pero, a pesar de su éxito, desconocemos los detalles de su origen. La canción que traemos hoy a esta sección es una de ellas. ‘Bella ciao’ (Adiós, bella, en español) es una canción cuyo origen no está claro ya que los datos de los que disponemos no aclaran definitivamente su procedencia, sino que nos conducen a antiguas composiciones, con semejanzas tanto a nivel musical como de letra, por lo que se concluye que esta mediodía es el resultado de un largo viaje que ha ido definiendo este himno hasta la versión que todos conocemos en la actualidad y que se canta en alrededor de 40 idiomas (Google arroja más de 11 millones de resultados en la búsqueda de vídeos con los términos “Bella ciao”).

La versión más extendida sobre su origen es que el movimiento de resistencia de los partisanos italianos durante la segunda guerra mundial fueron quienes crearon la canción adaptándola de cánticos tradicionales. A este respecto, existen dos explicaciones. Una hipótesis argumenta que ‘Bella ciao’ es una composición de música klezmer («Oi oi di koilen”) grabada en Nueva York en 1919 por el músico ucraniano y de origen gitano Mishka Ziganoff, emigrado a Estados Unidos. Después, serían los inmigrantes italianos quienes la extenderían por Italia a su vuelta a Europa. La otra hipótesis se remonta a otras canciones populares italianas que entonaban las mujeres mientras cultivaban los campos de arroz del norte de Italia. Los ancestros más reconocibles son dos canciones populares del siglo XIX: Fior di tomba (Flor de tumba) -de argumento sentimental con fragmentos que recuerdan mucho al ‘Bella Ciao’- y La bevanda sonnifera (La bebida somnífera).

El caso es que ‘Bella ciao’ se convirtió en la canción símbolo de la resistencia partisana italiana (compuesta por democristianos, comunistas, socialistas, anarquistas, monárquicos y republicanos, entre otros) contra el fascismo y la ocupación nazi alemana. Es decir, la heterogeneidad reunida contra el invasor que llevó Italia a la libertad y es cantada cada 25 de abril, desde 1945, el día que celebra la liberación del fascismo.

Tal fue su éxito que, en los años 60, eran muy conocidas las versiones del Nuovo Canzoniere Italiano, de Milva o de Giorgio Gaber. Y en los siguientes años, con el auge de los movimientos obreros y estudiantiles y las luchas sociales, ganó relevancia extendiéndose por países como Argentina o Chile con la versión de Quilapayún en los 70; o a través de las versiones de los cantautores como el ítalo francés Yves Montand o, cantada en castellano, el alicantino Adolfo Celdrán, en 1969.

Más recientemente, ha tenido un éxito clamoroso la versión de la banda de folk-rock italiana Modena City Ramblers (1994) que es reproducida en muchas manifestaciones de protesta en Italia desde los años 90, a los que se suman las versiones de los mestizos Talco a ritmo de ska, el argentino Argies en versión punk, los españoles Boikot al estilo balcánico-rock y otros artistas tan conocidos y dispares como Manu Chao, Woody Allen o, como la elegida para sonar aquí, Tom Waits.


En la actualidad, esta canción sigue gozando de un carácter reivindicativo y se ha vuelto a corear en las calles argentinas contra el gobierno de Macri, en las protestas en Italia contra la Liga de Matteo Salvini, en Colombia contra el gobierno de Iván Duque, en reivindicaciones feministas en España o en Chile y Turquía. E incluso, se convirtió en un canto solidario y de resistencia durante los días de confinamiento por el COVID-19.

Bonus Track: Esta canción se ha popularizado una vez más gracias al éxito internacional que ha cosechado la serie española “La casa de papel”, que no solo la incluye en su banda sonora, sino que también la evoca como himno de sus personajes. Para los pocos que desconozcan la serie, esta versa sobre un atraco a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, un golpe maestro al sistema económico, generador de pobreza y exclusión, donde los ladrones justifican su robo como una acción política, un ejercicio de resistencia. Además, una de las actrices que da vida a un personaje de la tercera temporada, Najwa Nimri, también ha versionado la canción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *