[Artículo escrito para la sección «Canciones y política» de La revista de ACOP, nº 64 octubre 2021]

El 11 de octubre de 1971, en Estados Unidos (y el 24 de octubre, ¡pero de 1975!, en el Reino Unido), John Lennon publicaba su segundo álbum de estudio en solitario. Entre sus canciones se encuentra la que da título al disco, Imagine, que se convertiría en un himno para la humanidad.

Un año antes los Beatles se habían separado y, a partir de su relación con la artista conceptual japonesa Yoko Ono, Lennon da un giro radical. De hecho, en 1968, todavía integrando la banda más influyente del pop-rock moderno, y dentro de la trayectoria creativa que emprenderían Yoko & John, publicaron el experimental Two virgins, el primer disco que compusieron juntos (sí, ese de las imágenes de la portada y la contraportada con ambos desnudos de frente y de espaldas).

Volviendo a Imagine, ambos compondrían la melodía de una canción que trascendería todas las barreras. Su letra resume muy bien su sueño utópico y deseos de cambio de un mundo pacifista. Por un lado, nos hablan de la desaparición de la moral religiosa y de la religión misma (“Imagina que no hay paraíso, ni infierno”), un mundo sin culpa, sin castigos, ni afán trascendente. De otro lado, de la desaparición de las naciones, ligados estos a las guerras, en una suerte de lo que ahora entenderíamos como globalismo progresista («Imagina que no hay países. Nada por lo cual matar o morir»). Y, finalmente, de un sueño de fraternidad, casi comunista (“Imagina que no existen propiedades. Me pregunto si puedes hacerlo. Que no haya necesidad de codicia, ni hambre. Una hermandad de la humanidad. Imagina a toda la gente compartiendo el mundo”). Una forma de pacifismo revolucionario que anticipaban canciones como Give peace a chance o Power to the people. Así, cuando le preguntaron en 1971 si todos estos temas eran propaganda, respondió: “Claro. Como All you need is love. Soy un artista revolucionario. Mi arte está dedicado al cambio”.

Desde su aparición, Imagine se convirtió en el símbolo de una generación contra la violencia, especialmente en unos Estados Unidos estremecidos por la Guerra de Vietnam. Lennon y Ono se erigieron en activistas icónicos que pusieron su fama al servicio de las protestas que los jóvenes convocaban por la paz, por el pacifismo como un acto político. De hecho, el presidente Nixon llegó a tildar a Lennon como un «líder político peligroso».

La importancia de Imagine, sin duda la canción más venerada de Lennon en su carrera posterior a los Beatles, la resumió perfectamente el presidente Jimmy Carter: «Mi esposa y yo hemos visitado alrededor de 125 países, y hemos escuchado la canción de John Lennon Imagine utilizada casi por igual con los himnos nacionales». Esta universalidad de la canción ha hecho que sea la preferida cuando se acompaña de momentos de duelo o dolor y, aunque está llena de esperanza, Lennon no pretendía que este fuera el primer significado que tuviera el tema.

Lo cierto es que si en su origen Imagine fue un icono hippie, el himno al que se aferraban todos los que buscaban, utópica y contraculturalmente, un cambio hacia otro mundo posible, medio siglo después se ha convertido en un himno-comodín de buenos sentimientos, no comprometido con ninguna solución concreta. Así, la canción política más emblemática de Lennon ha sido ridiculizada tanto por activistas de izquierda como de derecha. Si los primeros la critican por acabar convirtiéndose en la canción favorita del sistema, un canto al mainstream de las élites occidentales, los últimos la consideran el símbolo definitivo del “buenismo”, esa actitud de quienes piensan que los problemas del mundo pueden resolverse sin esfuerzo, violencia ni conflictos.

Sin embargo, 50 años después, el tema que convirtió a Lennon en un profeta de la paz y el antibelicismo aún ilumina y reconforta a sucesivas generaciones que imaginan con él un mundo mejor para todos, otro mundo posible.

Bonus Track: Desde su publicación, la han versionado cientos de artistas, siendo también incontables los momentos en que se ha interpretado en forma de homenaje: Queen interpretó el tema en la ceremonia celebrada en memoria de John Lennon en el Wembley Arena de Londres un día después de su muerte; Stevie Wonder lo hizo en la clausura de los Juegos Olímpicos de 1996 en homenaje a las víctimas del atentado del Centennial Olympic Park; Neil Young hizo su propia versión para recordar a las víctimas del 11-S; Madonna hizo lo propio en un concierto benéfico para las víctimas del tsunami del Océano Índico; Javier Gurruchaga la cantó en cada acto por la paz en Euskadi al que le invitaban; Lady Gaga la escogió para abrir los juegos de invierno de Azerbaiyán en 2015, mientras que Emeli Sandé la interpretó para cerrar las olimpiadas de Londres 2012 y la última vez que ha sonado a nivel mundial ha sido en la apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio, con una versión de los cinco continentes con la presencia de Alejandro Sanz. Incluso se utiliza para recibir el año nuevo en Times Square.

Ficha técnica

  • Canción: Imagine
  • Artista: John Lennon
  • Álbum: Imagine
  • Año: 1971 (Estados Unidos)
  • Compositor: John Lennon & Yoko Ono
  • Discográfica: Apple Records
  • Duración: 3:01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *