Novedades en campaña (electoral)

May 20

Las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo encaran su recta final. Hace menos de un mes se celebraron las elecciones generales, por lo que, en apenas unas semanas, habremos tenido dos citas con las urnas, pero varios meses solapados de precampaña y campaña electoral oficial, del 28A y del 26M.

Por tanto, los candidatos han tenido la necesidad de diferenciar ambas elecciones, por un lado, y, por otro, de distinguirse de sus adversarios políticos, no sólo en las propuestas programáticas, sino también en la manera de llegar a los electores. Con los ciudadanos cansados de tanta información electoral, conseguir captar su atención es el objetivo de los estrategas de campaña y candidatos políticos.

Además, reconozcámoslo, la tradicional forma de hacer campaña está muy vista. Es un básico, es decir, no hay más remedio que hacerla, pero está muy vista, es predecible, es poco interesante para los medios de comunicación y aburre a los candidatos. Pese a ello, nos seguimos encontrando con todas estas formas de hacer campaña:

  • Entregar por la calle a los viandantes folletos con el resumen de nuestras propuestas.
  • Repartir merchandising (mecheros, bolígrafos, caramelos, pegatinas, abanicos, preservativos…) en mesas informativas.
  • Visitar mercados, parques y cualquier espacio público donde haya mucha gente. 
  • Visitas a fábricas, comercios y empresas.
  • Montar en transporte público (metro, autobús urbano o bici).
  • Reuniones con colectivos vecinales, organizaciones civiles y empresariales.
  • Comidas populares (paellas, comidas regionales/locales), desayunos, meriendas y todo tipo de degustaciones gastronómicas.
  • Participar en marchas y carreras populares.
  • Asistir a espectáculos deportivos de los equipos locales.
  • Organización de actos y mítines (antes se estilaban las plazas de toros y pabellones y ahora más bien las plazuelas y parques).
  • Que al candidato local le acompañe un político nacional o muy conocido.
  • Exhibir a famosos o celebridades afines al partido.
  • El pseudoevento, es decir, un evento fabricado o diseñado para obtener la cobertura de la prensa y la atención del público, aunque algunas veces acabe en performance.
  • Asistir a fiestas, festividades y actos tradicionales.
  • Evidentemente, ser activos en redes sociales.
  • Coches con altavoces o autobuses publicitarios.
  • Carteles en farolas.
  • Fiesta de cierre de campaña.
  • Etcétera.

Por cierto, debemos tener cuidado con que el pseudoevento o la photo opportunity no se nos vaya de las manos y acabemos siendo carne de memes, consiguiendo el objetivo contrario al deseado, convirtiendo nuestra campaña en un show.

Beso de Carmena y Errejón en un acto por los derechos LGBTI

Como decía antes, frente al tradicional modo de hacer campaña, se impone la creatividad, romper los esquemas de la comunicación política, llamar la atención de los votantes y los medios de comunicación para que se hagan eco de nuestra iniciativa, ser innovadores y efectistas para llegar a cuanta más gente… en definitiva, destacar de una forma atractiva y diferente del resto de candidatos para llegar a los votantes.

Aquí he recopilado algunas de las iniciativas, a mi juicio, más llamativas de esta campaña electoral.

Leer más

Innovación en política ¿qué veremos en las próximas campañas electorales?

Ene 23

Innovación en política ¿qué veremos en las próximas campañas electorales?

Las maquinarias electorales nunca duermen. Como mucho, siguen latentes hasta que toque mostrarse nuevamente con todo su esplendor ante la proximidad de unas nuevas elecciones. Este año que empieza tenemos una buena ración de citas electorales: a las municipales y autonómicas españolas (en 13 de las 17 comunidades autónomas), se le suman las elecciones al parlamento europeo y quién sabe si también las generales. Además, países como Argentina, Dinamarca, India, Israel o Polonia también eligen a sus presidentes. Y no hay que olvidar que en 2020 tendrán lugar las elecciones estadounidenses, por lo que es probable que este año empecemos con las campañas de las elecciones primarias de los candidatos.

Decir hoy que las elecciones ya no se ganan en la televisión, la radio o la prensa y que la tecnología ha revolucionado la forma de comunicar, convirtiendo las redes sociales en uno de los principales campos de batalla de la política, es una obviedad. Las campañas electorales son siempre un desafío, pero ahora, infoxicados con la cantidad de información, datos y estímulos disponibles, así como influenciadas por la posverdad, fake news y filtros burbujas, se antojan todo un reto.

Los ciudadanos valoran las campañas innovadoras y desde los partidos se ha acostumbrado al electorado a llegar a él de forma espectacular, minusvalorando muchas veces el fondo sobre la forma. Por eso, para ganar una campaña electoral en el 2019 o 2020, seguramente se necesitará tener en cuenta aspectos distintos a los que se enfrentaron en elecciones anteriores, y utilizar unos recursos tecnológicos y comunicacionales que en las anteriores elecciones ni siquiera eran una opción.

En la última década hemos vivido la evolución más rápida de las campañas políticas en la historia reciente. Las herramientas que hicieron de la candidatura de Barack Obama una campaña disruptiva que le permitió vencer en 2008 y 2012 son muy diferentes de las que llevaron a Donald Trump a la victoria en 2016. Y las herramientas utilizadas en esta última campaña y los escándalos de Facebook y Cambridge Analytica probablemente alterarán las próximas carreras electorales.

Leer más
A %d blogueros les gusta esto: