Cómo escribir un discurso de éxito

Jul 20

Cómo escribir un discurso de éxito

* Artículo escrito para el número especial de «La revista de ACOP» (nº 29, julio 2018), sobre el V Encuentro Internacional de Comunicación Política #ACOPBilbao2018.

La conferencia de clausura del V Encuentro ACOP Bilbao 2018 corrió a cargo del periodista y escritor Philip Collins. El británico fue el escritor principal de discursos de Tony Blair y actualmente es columnista en The Times y jefe ejecutivo del centro de estudios de centro izquierda Demos. Ha escrito los libros “The Art of Speeches and Presentations” y “When they go low, we go high”.

En su intervención afirmó que él entiende la política en un sentido retórico, es decir, que tiene que persuadir, ganarse al público, a diferencia de los populismos que te dicen lo que quieres escuchar o las autocracias donde el tirano hace lo que quiere.

Entendiendo, por tanto, la política como la concibieron los clásicos -las referencias a Pericles, Platón, Cicerón, etc. fueron constantes en su intervención-, afirmó que la democracia es el arte de la persuasión. Así, nos brindó cinco puntos para tener éxito en un discurso.

En primer lugar, pensar en la audiencia. Identificar al público al que nos dirigimos y adaptarnos a él para que nos entienda. Actualmente, muchos políticos y personajes públicos tienen como referencia al expresidente estadounidense Barack Obama, pero no es posible que todos hablen como él porque no comparten su trayectoria vital, que es algo especial de cada persona. Es decir, el contexto es fundamental ya que nos ofrece un marco interpretativo. Por ese motivo, es más difícil escribir discursos memorables cuando todo funciona bien. Los discursos que solemos recordar igual no son los mejores, pero sí los que se producen en situaciones especiales, pronunciados en momentos que calificamos de históricos.

Leer más

¿Quién escribe los discursos de los políticos?

Abr 03

¿Quién escribe los discursos de los políticos?

Las comparecencias, ruedas de prensa e intervenciones públicas son habituales en el día a día de los políticos y representantes públicos. Cuanto más alto es el nivel de responsabilidad política de menos tiempo se suele disponer para dedicarse personalmente a todos y cada uno de los asuntos que confieren la acción política por lo que se suelen delegar dichas tareas o contratar a expertos que se encarguen de ellas porque, además, lo harán de forma más eficiente y profesional.

Aunque en muchos casos son los directores de gabinete o jefes de prensa quienes se encargan de escribir los discursos de los políticos, tal es el grado de profesionalización de la consultoría y la representación política, que hay profesionales que se encargan de redactar las palabras que al momento serán los titulares que recojan los medios de comunicación. De hecho, ya en 1920, el senador Warren Harding contrató al periodista Judson C. Welliver para su campaña presidencial bajo el nombre de “secretario literario”.

Hoy los denominamos speech writers o ghost writers, como prefieren hacerlo los anglosajones, sin duda una forma mucho más elegante de citarlos a como lo hacemos en España donde popularmente se les llama negros, y no logógrafos, como sería la forma correcta, poco extendida todavía. Pero, ¿conocemos quiénes son?

Leer más

150 aniversario del discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln

Dic 01

150 aniversario del discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln

En julio de 1863 tuvo lugar, en Estados Unidos, la batalla de Gettysburg, considerada decisiva para el transcurso de la Guerra Civil Americana. Cuatro meses y medio después, el 19 de Noviembre de 1863, en la ceremonia de dedicación del Cementerio Militar Nacional de Gettysburg (Pennsylvania) a los soldados caídos en dicha batalla, el presidente Abraham Lincoln pronunció un discurso que actualmente se considera como uno de los más grandes y citados de la historia de la humanidad.

Aunque apenas llegaba a 272 palabras y fue leído en menos de tres minutos, Lincoln manifestó lo que todos pensaban, fue un destello de conciliación en tiempos de guerra, invocando los principios de igualdad de los hombres consagrados en la Declaración de Independencia y redefinió la Guerra Civil como un nuevo nacimiento de la libertad para los Estados Unidos de América y sus ciudadanos.

Curiosamente, el orador principal del acto era un reconocido diplomático, político y académico considerado como el mejor orador de su época, Edward Everett, que intervino durante dos horas en primer lugar. En contraste, las breves palabras de Lincoln resumieron la guerra en dos o tres minutos, en diez oraciones, y en menos de 300 palabras. Las pocas palabras selectas de Lincoln resonaron a través de la nación y a través de la historia, desafiando la propia predicción de Lincoln de que “el mundo notará poco, ni mucho tiempo recordará lo que decimos aquí”.

Leer más
A %d blogueros les gusta esto: