Las siete vidas de Zapatero

Oct 03

Como si de un partido de tenis se tratara, el Presidente del Gobierno acaba de superar dos importantes bolas de partido. Una, la aprobación de los presupuestos generales, cuya conformidad era necesaria para impedir el adelanto de las elecciones. Y dos, una huelga general cuando menos peculiar, convocada no se sabe muy bien si contra el Gobierno, el sistema financiero internacional, porque a los sindicatos no les quedaba otro remedio o todo a la vez, pero en la que realmente eran éstos quienes se examinaban.

En cualquier caso, éste curso político será para el Presidente Zapatero el más duro y difícil de cuantos lleva en el Gobierno. Siguiendo con el símil tenístico, en las próximas semanas se sucederán asignaturas pendientes a las que deberá enfrentarse sucesivamente a modo de “muerte súbita” con la huida hacia adelanta como única escapatoria. Las elecciones catalanas del 28 de noviembre, con la sentencia del Estatut y el desgaste del tripartito como lastre negativo, serán un punto de inflexión en la antesala de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2011 que el Partido Popular se encargará de plantear como un castigo al Presidente del Gobierno. Un liderazgo interno que empieza a ser cuestionado, germinando la idea del “post-zapaterismo” con las primarias de Madrid y las que han surgido al hilo de esta insurrección, además de la primera “huida del barco” confirmada del Ministro Corbacho que hace planear nuevamente la crisis de gobierno sobre el Ejecutivo.

Ante esta difícil situación, ¿puede Zapatero cambiar el curso de los acontecimientos?, y si es así, ¿cómo?, ya que cae en picado en las valoraciones demoscópicas sin aparente clavo al que agarrarse. De José Luis Rodríguez Zapatero se ha valorado siempre su optimismo antropológico y es en este momento donde más falta le va a hacer e insuflarlo a sus seguidores. A pesar de habérsele dado por muerto políticamente en varias ocasiones -fracaso de la negociación con ETA y negación de la crisis económica-, los vientos políticos que hoy le soplan de frente pueden tornarse positivos gracias a la ya consabida aprobación de los presupuestos, PNV mediante; si la “tregua” de ETA se torna en final de la organización terrorista; y que, a principios de 2011, empiecen a percibirse los síntomas de la recuperación económica gracias a las reformas emprendidas. Sin embargo, no parece que los problemas de Zapatero sean exclusivamente económicos, sino más bien de confianza, coherencia y credibilidad.

Es de suponer que el ya manido “No nos falles” que coreaban los jóvenes españoles cuando salió elegido Presidente inspiraron su frase “Voy a ejercer mi responsabilidad y voy a seguir el camino, cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste” en el pasado debate del Estado de la Nación. En comunicación política se viene hablando desde hace unos años de la fuerza del relato (storytelling) para llegar al corazón del votante. En una sociedad mediatizada por la “economía de la atención” ante la ingente cantidad de ruido informativo, la política de las emociones se ha revelado como una magnífica arma para conectar con el ciudadano-elector.

Si analizamos la figura de Zapatero, podemos ver la evolución del arquetipo protagonista de sus relatos. El primero de ellos fue el del mago, el del joven y desconocido diputado leonés que, contra pronóstico, gana las primarias socialistas y, en su primer intento como candidato, se proclama Presidente del Gobierno. Es en estos momentos, los del famoso “talante”, cuando goza de mayor confianza y credibilidad. Transcurridos los primeros años de gobierno, se presenta ante nosotros y su gabinete con el arquetipo del sabio, el líder intuitivo que todo lo sabe, quiere y puede; el presidente que no quiere hacer nada que sea impopular y ejecuta su amplio programa de derechos sociales. Sin embargo, con la llegada de la crisis, tal y como nos relata José García Abad en su libro “El Maquiavelo de León”, se nos revela un Presidente diferente, del que poco queda del Zapatero descrito como Bambi o Mr. Bean. Carente de inteligencia emocional y obsesionado por el marketing de la imagen, de lo superficial, no escucha a sus ministros y colaboradores a los que ningunea y hace de la improvisación (su sino político en el que ha tenido que reinventarse de simple diputado a estadista) su estrategia política.

Imbuido en su nuevo e incómodo avatar, el otrora líder reformista y de los trabajadores, ha fallado a la ciudadanía y emite una imagen de desgaste, pérdida de confianza e incapacidad para gestionar la compleja situación económica, social y política actual. Pero igual que pareció derrotado políticamente en otras ocasiones, ¿le queda alguna vida más?.

Puede que no todo esté perdido para él si da un firme y decidido golpe de timón y construye un nuevo relato, convincente del giro económico del Gobierno; coherente, una llamada a la acción en torno a los valores, apelando al desafío que supone salir juntos de la crisis, triunfar en una empresa que necesita sumar los esfuerzos de toda la nación a la vez que la cohesiona; y que le devuelva, no sólo la sonrisa, sino la ansiada credibilidad ante la necesidad de aplicar más duros recortes que menoscaban su discurso social. Pero este relato debe construirse, gestionarse con acciones tangibles, políticas que avalen sus palabras y, sobre todo, aderezar esta receta con una política de comunicación que acabe con los continuos problemas de coordinación, rectificaciones y eterna improvisación (porque en política percepción es realidad). En definitiva, convertir la crisis en oportunidad, una oportunidad para bautizarse con un renacido liderazgo creativo, cercano y realista, pero optimista, capaz de responder a  las circunstancias del momento. Así volverá a ser el Presidente en el que confiaron los españoles en 2004… si todavía le queda alguna vida.

Leer más

George Lakoff en el I Encuentro Internacional de Comunicación Política de ACOP

Sep 01

Si, ya sé que han pasado dos meses desde la celebración en Bilbao del I Encuentro Internacional de Comunicación Política de ACOP pero me apetecía reflejarlo en el blog, sobre todo el paso de George Lakoff por España.

En varios blogs podéis encontrar resúmenes personales de asistentes al encuentro, además del resumen editado por la revista digital de ACOP “El Molinillo”, por lo que no incidiré sobre el tema. Sin embargo, voy a enlazar documentación asociada al encuentro que siempre es interesante consultar.

Y es que, como decía, aprovechando que el autor de “No pienses en un elefante” (por la red podéis encontrar varios resúmenes) estuvo por nuestro país, impartió la conferencia “La comunicación en tiempos de crisis” para la  Fundación Ideas (de la que forma parte como asesor) que podéis ver completa también aquí. Además, también disponemos de la ponencia que ofreció en Bilbao.

Desde luego, el encuentro suscitó el interés de los medios de comunicación y, si en la entrada anterior decíamos que “La comunicación política está de moda”, el reportaje “Estrategas del poder” que dedicó al encuentro Informe Semanal va en este sentido.

En definitiva, un congreso de primer nivel al que espero asistir dentro de dos años y conocer personalmente a algunos de los amigos de la comunicación política a los que tengo el placer se seguir.

Leer más

La comunicación política está de moda

Ago 26

A riesgo de parecer una afirmación tan rotunda, creo que la comunicación política vive un momento dulce. De un tiempo a esta parte los medios de comunicación prestan más atención a la forma de comunicar de nuestros líderes y escriben reportajes sobre ello incluyendo la opinión de consultores de comunicación política que le da más visibilidad a esta disciplina.

Partiendo de la premisa de que todo comunica, son cada vez más numerosos los artículos y reportajes sobre la forma de comunicar, cómo colocar el mensaje político; pero también prestan atención al fondo y la forma; la imagen, en una sociedad tan obsesionada por las apariencias, el marketing, lo políticamente correcto; y también lo que hemos denominado política 2.0, es decir, el uso de las nuevas tecnologías en la accion política. Incluso, una de las series televisivas estadounidenses de mayor éxito abordaba estos temas.

Y si los medios de comunicación le prestan atención es porque los políticos cada vez son más conscientes de que no basta con hacerlo bien, sino también -fundamental-, saber comunicarlo, si es que se encuentran en labores de gobierno; y si es en la oposición, o si se trata de partidos extraparlamentarios, realizar mayores esfuerzos comunicativos para llegar a los ciudadanos.

Sin duda, se trata de una disciplina apasionante que combina, obviamente, las materias de comunicación y la política, pero tambien usamos recursos del marketing, la publicidad, sociología, psicología, relaciones públicas, etcétera.

De un tiempo a esta parte han florecido los másteres, jornadas, cursos y  seminarios en los que poder acercarse a la comunicación política y formarse para dedicarse a ello profesionalmente. Además, desde febrero de 2008 está en funcionamiento la Asociación de Comunicación Política (ACOP) que acoge a más de un centenar de personas de España, América Latina y Europa entre investigadores, docentes y profesionales de la comunicación política que la ejercen desde los partidos políticos, las Administraciones Públicas y la consultoría privada.

Sin ánimo de ser exhaustivo, y pidiendo disculpas de antemano por los que me olvide, aquí te dejo mis blogs de cabecera sobre comunicación política por si estás interesado en este tema (¡visitad sus blogroll ;-)!): Antoni Gutiérrez Rubí, Albert Medrán, Luis Arroyo, Xavier Peytibí, Daniel Ureña, Yuri Morejón, Rafa Rubio, Iván Redondo, Pau Canaleta, Toni Aira, Ana Polo, Carlos Ruiz Mateos, Rafael Laza, Augusto Erbin, Paco Seoane (además, casi todos ellos son activos tuiteros)…

Si consideras que alguno más debe pertencer a esta lista TOP de la comunicación política ya sabes, deja tu comentario 🙂 Y, por cierto, ¿tu también crees que la comunicación política está de moda?.

Leer más

Por el color de su corbata les conoceréis

Abr 29

A continuación reproduzco el artículo sobre las elecciones británicas que publiqué ayer en el blog de la agencia de comunicación y relaciones públicas  Only News, UK May2010, y del que también se ha hecho eco el portal político iberoamericano e-lecciones.net. Espero que os resulte interesante.

“Una corbata bien anudada es el primer paso serio que suele dar un hombre en la vida” Oscar Wilde (1891)

El próximo 6 de mayo se celebrarán elecciones generales en el Reino Unido. Unos comicios que han venido precedidos de la aplastante ventaja en las encuestas del candidato conservador, David Cameron; el posterior recorte de la misma por parte del aspirante laborista y actual primer ministro, Gordon Brown; y la sorprendente irrupción del candidato liberal demócrata, Nick Clegg, en una carrera pensada para dos finalistas que ha obligado a los candidatos bipartidistas a cambiar sus estrategias.

En estas elecciones la principal novedad ha sido la celebración de tres debates televisados, por primera vez en la historia del Reino Unido, entre los tres principales candidatos. Sin duda, el elemento que más ha ayudado a animar una campaña que parecía predeterminada de antemano y cuyo resultado, tras la consulta de las urnas, ahora es toda una incógnita, gracias también al sistema electoral británico.

El primer debate televisado -sobre política doméstica- tenía lugar el pasado 15 abril, en Manchester y fue retransmitido por la cadena ITV. El segundo fue el 22 abril, desde Bristol y emitido por la cadena Sky, con la política internacional como protagonista. Finalmente, el tercero tendrá lugar el jueves 29 y, retransmitido por la BBC, abordará el asunto más candente de la campaña, la economía.

Muchos han sido los análisis que se han realizado de los debates, los programas electorales, los perfiles personales y profesionales de estos tres candidatos e incluso de las futuras primeras damas. Sin embargo, me gustaría detenerme en un elemento quizá secundario, pero sin duda, crucial para la identificación de los candidatos, que no es otro que la simbología del color.

Tampoco se trata de un tema baladí ya que los diferentes complementos que completan la indumentaria del candidato juegan un papel determinante en la imagen y apariencia que el político irradie en la televisión, teniéndose en cuenta según los decorados televisivos, el tipo de comparecencias públicas, etcétera.

Los tres candidatos en el primer debate televisado en ITV

Los tres candidatos en el primer debate televisado en ITV

“Anótese el detalle de presentación de los candidatos con el color partidista del decorado rigurosamente a juego con la corbata”

En este caso, vamos a detenernos en las corbatas. Una corbata no es un complemento más sino que nos dice mucho de quien la lleva. Es un símbolo de carácter que puede reflejar la personalidad de un hombre o el estado de ánimo de su propietario.

Los candidatos, en los dos debates celebrados hasta la fecha, han utilizado la misma gama cromática, identificándose con los colores de sus partidos, repitiendo dicho color siempre que tienen ocasión en sus actos públicos. Esto es,  Gordon Brown en tonos rosáceos y roja, David Cameron azul y ligeramente morada y Nick Clegg amarilla-dorada.

Segundo debate televisado en Sky News

“Los candidatos mantienen el color de la corbata y trajes similares pese al cambio de escenario”

Si visitamos sus respectivas páginas webs comprobaremos como estos colores son los tonos oficiales, y han seguido ese corporativismo en el color de sus corbatas. En cualquier caso, tampoco se han salido del guión de uso histórico de colores según la identificación partidista. En la mayoría de los países europeos el amarillo  se asocia a los partidos liberales, el azul se vincula generalmente a la derecha política y partidos conservadores, y el rojo lo identificamos con los partidos socialistas, de donde procede el partido laborista.

Si hacemos caso a la simbología del color, el amarillo es el color más intelectual y puede ser asociado con una gran inteligencia o con una gran deficiencia mental. Este primario significa envidia, ira, cobardía, y los bajos impulsos, y con el rojo y el naranja constituye los colores de la emoción. Es el color de la luz, el sol, la acción, el poder y simboliza arrogancia, oro, fuerza, voluntad y estimulo. Los amarillos también suelen interpretarse como joviales, afectivos, excitantes e impulsivos. Están relacionados con la naturaleza y psicológicamente se asocia con el deseo de liberación.

Al color rojo se le considera con una personalidad extrovertida, que vive hacia afuera, tiene un temperamento vital, ambicioso y material, y se deja llevar por el impulso, más que por la reflexión. Simboliza sangre, fuego, calor, revolución, alegría, acción, pasión, fuerza, disputa, desconfianza, destrucción e impulso, así como crueldad y rabia. Es el color de los maniáticos y el de los generales y los emperadores romanos y evoca la guerra, el diablo y el mal. Expresa sensualidad, virilidad y energía, considerado símbolo de una pasión ardiente y desbordada. Por su asociación con el sol y el calor es un color propio de las personas que desean experiencias fuertes.

El color azul simboliza la profundidad inmaterial y el frío. Se lo asocia con los introvertidos o personalidades reconcentradas o de vida interior y está vinculado con la circunspección, la inteligencia y las emociones profundas. Es el color del infinito, de los sueños y de lo maravilloso, y simboliza la sabiduría, amistad, fidelidad, serenidad, sosiego, verdad eterna e inmortalidad. También significa descanso. Respecto al violeta, es el color de la templanza, la lucidez y la reflexión. Transmite profundidad y experiencia. Tiene que ver con lo emocional y lo espiritual. Es místico, melancólico y se podría decir que también representa la introversión.

Tras este análisis cromático, no exento de otros análisis, ¿coincide con el estudio de las personalidades de los candidatos? Veamos. Gordon Brown, al contrario que su predecesor en el cargo, Tony Blair, no es un líder carismático. Es un buen político y gestor pero carente de imagen y falta de liderazgo, con problemas de salud (molestias en la espalda, pérdida de visión en un ojo y serios problemas en el otro) que no le configuran como un buen candidato. David Cameron es telegénico, un hombre joven, representa el deseo de cambio que tiene la sociedad británica, pero tiene que demostrar que es un buen político, o que puede serlo. Lo que le falta a Cameron le sobra a Brown y viceversa. Y, finalmente, Nick Clegg, es la estrella emergente. calificado como el “Obama británico”, le gusta presentarse como una persona moderna y sencilla. Telegénico, políglota, el más europeo y joven de los dirigentes de los partidos principales británicos.

Es cierto que en periodo electoral se estudia hasta el más mínimo detalle y sobre todos ellos se escriben ríos de tinta, pero de lo que no cabe duda es de que frente a la deriva de desafección política, nuevos aires han refrescado el clima político que han devuelto el interés por la política en las islas. Además, los candidatos saben que en la micropolítica, la política de las emociones, la conexión con el ciudadano es fundamental y aunque estas elecciones parecen haber situado a los candidatos por encima de sus partidos cuando históricamente siempre ha sido al revés, éstos siguen manteniendo bien presente sus vínculos identificativos utilizando a la más mínima ocasión sus colores corporativos reforzando su identidad partidista. ¿Repetirán los candidatos el color de su corbata este jueves?.

Leer más

Primer debate televisado en Reino Unido

Abr 15

Nick Clegg, David Cameron and Gordon Brown. Photograph: PA

En apenas una hora tendrá lugar el primer debate electoral televisado del Reino Unido entre los candidatos laborista, conservador y liberal de los tres pactados ante los comicios de mayo.

El debate lo puedes seguir online a través de esta web del The Guardian y en televisión, en directo desde las 21:15 horas (hora local española, ya que el debate empieza a las 20:30 h. del Reino Unido) a través del Canal 24 Horas de TVE.

En los enlaces que facilito a continuación tienes todas las claves del debate entre Gordon Brown, por el Partido Laborista, y actual primer ministro; David Cameron, por el Partido Conservador (los Tories); y Nick Clegg, por los Democrataliberales (los Lib Dems).

Leer más
Página 20 de 22« Primera...10...1819202122
A %d blogueros les gusta esto: