Las 15 series, películas y documentales políticos del año 2020

Dic 16

Las 15 series, películas y documentales políticos del año 2020

* Por noveno año consecutivo desde 2012, este número especial de La revista de ACOP incluye un reportaje con los mejores productos audiovisuales del año, hecho que relata la importancia de esta temática en la industria cinematográfica.

Este 2020 tan adverso en otros aspectos, nos trajo dos buenas noticias: la confirmación de una nueva temporada de la aclamada Borgen, para el 2022 (además de poder verla en Netflix); y la posibilidad de ver El ala oeste de la Casa Blanca en la plataforma Amazon Prime. Es raro, pero quizás sean las mejores noticias para un año en el que no ha habido ninguna serie ni película de temática política de gran éxito -como así ocurrió el año pasado con Years & Yers o Brexit– más allá del regreso de Aaron Sorkin y David Simon con nuevas propuestas.

A pesar de ello, el número de rodajes estrenados en nuestro país durante 2020 (criterio para aparecer en esta lista, además de excluir las nuevas temporadas de series ya estrenadas) ha sido elevado con 17 series, 19 películas y 40 documentales. Siempre puede que se escape alguna del radar, pero las principales están aquí (si hay alguna que no está, házmelo saber). Por último, destacar la importancia de las plataformas de televisión que no es que cada vez tengan más protagonismo, sino que acaparan la mayoría de los estrenos, produciéndose series y películas para ellas y apenas para televisión o cines.

Por mantener un equilibrio, este año hemos vuelto a destacar 5 productos de cada género de los 76 totales, siendo Estados Unidos, con gran diferencia, el país que más aportaciones realiza (con 11) y con una cada uno, México, Francia, Bélgica y Alemania.

Como advierto todos los años, esta lista es totalmente subjetiva y, por ese motivo, a continuación de la selección facilito los “descartes”, por si el lector desea confeccionar su propia clasificación o darse un atracón con toda la oferta fílmica. Los criterios de selección que he seguido han sido no sólo la calidad, sino la variedad de los temas y, a veces, no optar por lo evidente.

Por ejemplo, respecto de las series, que es donde más calidad hay este año, seguramente se podrían haber hecho dos listados y algún lector puede echar de menos Patria (cuyo pregonado y esperado estreno ha generado que se emita la serie La línea invisible o los documentales Bajo el silencio y El desafío: ETA) o la francesa El colapso. Este último caso resulta paradójico puesto que, con la misma temática catastrofista -y rodadas antes de producirse la pandemia- se han estrenado también la serie británica Cobra o la película mexicana Nuevo orden.

Por último, como suele ser habitual el año de elecciones en Estados Unidos, el número de documentales suele incrementarse, pero este año se ha notado aquí también la polarización política estadounidense con el 70% de los 40 documentales recabados abordando de una forma u otra las elecciones americanas (y desde diferentes perspectivas ideológicas).

En fin, ésta es la hornada de este 2020. ¡Que las disfrutéis!

* Artículo realizado para La revista de ACOP. Su número especial de fin de año recoge lo más destacado de 2020, incluyendo las películas, series y documentales de este año. Por si te interesa, aquí puedes encontrar la selección de películas de 2019, 2018, 2017 (películas y series), 2016201520142013 y 2012 (páginas 25 a 30).

Leer más

Breve inmersión en la política danesa a través de Borgen

May 16

Breve inmersión en la política danesa a través de Borgen

De 2010 a 2013 se emitió por el canal DR1 de la televisión pública danesa una serie que captaría mayoritariamente la atención del público danés. Y no sólo el suyo, sino el de una audiencia global, ya que los derechos de emisión se adquirieron en casi un centenar de países, constituyendo un éxito mundial.

Hablamos de Borgen, una serie que narra las interioridades de la política danesa a través del personaje de Birgitte Nyborg, candidata de la tercera fuerza política, que se convierte en la primera mujer en alcanzar el cargo de primer ministro.

Hasta entonces, quizás la política danesa había pasado desapercibida, acorde a un país de seis millones de habitantes. Pero el éxito de la serie hizo que miráramos al pequeño país nórdico como referente de otra forma de hacer política. Por lo menos, diferente a tal y como se concebía desde España, donde el bipartidismo de PP y PSOE llevaba gobernando más de 30 años.

Es curioso porque desde ese momento, la ficción y la realidad se confundieron sobre la percepción de la política danesa. En aquellos meses de éxito en los que la serie tenía una gran presencia en el debate mediático y Ciudadanos -que acababa de dar el salto a la política nacional- alababa las bondades de Borgen, un conocido medio digital preguntaba a sus lectores, a modo de trivial, por sus conocimientos de la política real danesa. El experimento fue muy curioso porque, mayoritariamente, las respuestas se encaminaron por lo que sabíamos a través de la ficción, en lugar de la auténtica realidad.

Otro dato. Se llegó a decir que la serie estaba inspirada en la primera ministra Helle Thorning-Schmidt, que recordarás por la polémica del selfie con Obama en el funeral de Mandela. Lo cierto es que la serie es anterior al acceso, por primera vez en Dinamarca, de una mujer al cargo de primer ministro. Aunque, eso sí, hay quien dice que tuvo algo que ver para preparar a la opinión pública.

En junio de este año se celebran elecciones en Dinamarca. Y, gracias al éxito de la serie, queremos rendirle nuestro particular tributo aprovechando para aprender más de la política danesa.

Leer más

La mejor ficción política de 2018

Dic 10

La ficción política está en plena forma. Así lo corroboran el más de medio centenar de nuevos productos audiovisuales que este año han abordado esta temática. Y eso sin contar con las nuevas temporadas de otras series estrenadas este año como la 5ª de Madame Secretary, la 3ª de The man in the High Castle, la 2ª de La República en Televisión Española, la 2ª de The Handmaid’s tale o la sexta y última de House of cards.

Además, en España, donde siempre hemos echado de menos tener series propias que aborden la política, en los próximos meses podremos ver dos nuevas ficciones que esperamos destacar para la selección del 2019: Vota Juan y Secretos de Estado.

En lo que respecta a la selección de este año, la novedad es que se han ampliado de 10 a 20 los productos audiovisuales reseñados debido a la amplia oferta. La selección atiende a criterios puramente subjetivos de quien subscribe este artículo, pero para que cada uno pueda conformar sus propias listas, al final de este post podréis encontrar los 54 títulos sobre los que he trabajado.

A la hora de optar por uno u otro título he tenido en cuenta la proporción de películas, series y documentales; su calidad; la variedad de temáticas; los países de procedencia y que aportaran algo diferente, con el objetivo de hacer una lista equilibrada.

Así, en este listado te encontrarás con 8 películas de 22, 8 series de 18 y 4 documentales de 14 estrenados este año o de años anteriores pero que han sido emitidos en 2018 en España. En cuanto a la procedencia, sigue estando Estados Unidos a la cabeza (con 8 títulos), le sigue el Reino Unido (4) y España e Italia (2), y después Francia, Brasil, México y Australia con un título cada uno.

Esta es la propuesta para este año 2018. Espero que os guste.

* Artículo realizado para La revista de ACOP. Su número especial de fin de año recoge lo más destacado de 2018, incluyendo las películas, series y documentales de ese año. Por si te interesa, aquí puedes encontrar la selección de películas de 20172016201520142013 y 2012 (páginas 25 a 30).

Leer más

Cómo escribir un discurso de éxito

Jul 20

Cómo escribir un discurso de éxito

* Artículo escrito para el número especial de «La revista de ACOP» (nº 29, julio 2018), sobre el V Encuentro Internacional de Comunicación Política #ACOPBilbao2018.

La conferencia de clausura del V Encuentro ACOP Bilbao 2018 corrió a cargo del periodista y escritor Philip Collins. El británico fue el escritor principal de discursos de Tony Blair y actualmente es columnista en The Times y jefe ejecutivo del centro de estudios de centro izquierda Demos. Ha escrito los libros “The Art of Speeches and Presentations” y “When they go low, we go high”.

En su intervención afirmó que él entiende la política en un sentido retórico, es decir, que tiene que persuadir, ganarse al público, a diferencia de los populismos que te dicen lo que quieres escuchar o las autocracias donde el tirano hace lo que quiere.

Entendiendo, por tanto, la política como la concibieron los clásicos -las referencias a Pericles, Platón, Cicerón, etc. fueron constantes en su intervención-, afirmó que la democracia es el arte de la persuasión. Así, nos brindó cinco puntos para tener éxito en un discurso.

En primer lugar, pensar en la audiencia. Identificar al público al que nos dirigimos y adaptarnos a él para que nos entienda. Actualmente, muchos políticos y personajes públicos tienen como referencia al expresidente estadounidense Barack Obama, pero no es posible que todos hablen como él porque no comparten su trayectoria vital, que es algo especial de cada persona. Es decir, el contexto es fundamental ya que nos ofrece un marco interpretativo. Por ese motivo, es más difícil escribir discursos memorables cuando todo funciona bien. Los discursos que solemos recordar igual no son los mejores, pero sí los que se producen en situaciones especiales, pronunciados en momentos que calificamos de históricos.

Leer más

Próximas tendencias tecnológicas para las campañas electorales

Sep 11

Próximas tendencias tecnológicas para las campañas electorales

Lo fundamental de una campaña electoral, lo que verdaderamente importa, es el mensaje y relato político. Sin embargo, para que nuestra narrativa llegue mejor a los potenciales votantes, necesita del envoltorio del marketing político que ayude a que nuestro candidato o candidata tenga más presencia en medios de comunicación, una imagen adecuada, conozca cuál es el mensaje idóneo para una audiencia segmentada, etc. Porque tampoco debemos olvidar que el fin último de las campañas electorales es ganar, motivo por el cual las campañas electorales constantemente están integrando nuevas técnicas e instrumentos.

Por tanto, todos los profesionales que trabajan en campañas electorales y comunicación política deben estar a la última en cuanto a innovaciones que consigan trasladar más y mejor el mensaje de su cliente/candidato.

Superado el boom del amplio abanico de posibilidades que ofrecen las diferentes redes sociales (y las que aparecerán en los próximos años), en los últimos tiempos hemos asistido a novedades como la aparición de un candidato en varios escenarios gracias a los hologramas, la gamificación como alternativa de comunicación, las apps móviles, la neurociencia aplicada a la política, el activismo digital, la financiación vía micromecenazgo o la evolución de la analítica de datos, por citar sólo algunas.

La aspiración de cualquier campaña es llegar a cuanta más gente mejor, pero a través de una comunicación personalizada. Por eso, las principales innovaciones que nos encontraremos en el futuro girarán en torno al video y al big data.

En cuanto al vídeo, hace unas semanas Facebook lanzó una nueva sección (“Watch”) dedicada a videos grabados y en vivo, una amenaza potencial para YouTube y otros servicios de video. Este hecho pone de manifiesto que el video y las tecnologías visuales están cobrando cada vez más importancia a la hora de interactuar. La próxima generación de productos y servicios de consumo permitirá acercar eventos en vivo a los usuarios, poder grabar cualquier espectáculo y personalizarlos, ofreciendo tanto experiencias de uso a los hogares conectados, como creación de contenido más dinámico, lo que abre múltiples posibilidades en la acción política.

Ya existen agencias trabajando en estas posibilidades aplicadas a las campañas electorales. Por un lado, en realidad virtual, explorando mundos generados completamente por ordenador, una experiencia inmersiva desconectada de la vida real, pero con apariencia de realidad. Por otro, en realidad aumentada, es decir, añadiendo una capa de realidad virtual encima del mundo real. Y en video 360º o inmersivo que deja una huella más duradera que el video normal.

Respecto al big data, la analítica de datos seguirá permitiéndonos mejorar nuestra estrategia y personalizar más la comunicación, por lo que la captación y tratamiento de datos para segmentar audiencias y mensajes tendrán gran desarrollo.

En los últimos años, la analítica de datos políticos ha avanzado desde el microtargeting a la verdadera ciencia de datos predictivos.  Actualmente, los expertos en computación están utilizando cantidades masivas de datos, modelos complejos y algoritmos avanzados (no sólo fundamentados en bases de datos públicas y privadas atendiendo a identificaciones demográficas y económicas, sino al análisis semántico y emocional de las conversaciones en redes sociales) para entender el comportamiento del público durante las campañas electorales.

El método de Cambridge Analytica -la polémica consultora británica que ayudó a Trump a ganar las elecciones y en la victoria del brexit-, utiliza técnicas de Deep Learning para identificar rasgos de personalidad, además del modelo de datos y el desarrollo de perfiles psicográficos para aumentar el público, identificar a los principales líderes de opinión y conectar con personas apelando a una reacción. Según su CEO, Alexander Nix, si eres un adulto que vive en Estados Unidos, esta compañía tiene un perfil específico sobre tu personalidad y sabe qué mensaje puede ser más persuasivo para ti a la hora de decidir tu voto.

La importancia del big data y la capacidad creciente para analizar e interpretar estos datos resulta indiscutible, pero el debate se sitúa en el eje ético de la utilización de ellos, su análisis y repercusión, máxime cuando se trata de información almacenada en manos privadas. La amplitud de este tipo de técnicas no sólo se puede enfocar en campaña electoral sino que puede cambiar el modo real en el que se hace política.

Pero además de estas innovaciones, motivado por la aparición de las noticias falsas, los ataques cibernéticos, los bots y la manipulación de los medios sociales, las campañas electorales se han convertido en un escenario en el que no sólo está en juego la integridad de las elecciones sino del funcionamiento de la democracia. Además, estas amenazas no tienen por qué proceder de otros países, sino de la propia nación (grupos radicales que busquen hackear, robar y publicar material privado para perjudicar o favorecer a otro candidato próximo a sus intereses) por lo que la ciberseguridad se antoja, además, un requisito imprescindible en las futuras citas electorales.

Éste artículo ha sido escrito para “La Revista de ACOP”, número 19, de septiembre de 2017.

Leer más
A %d blogueros les gusta esto: