La reputación como acelerador del voto

Mar 26

La reputación como acelerador del voto

Estamos acostumbrados a que la preocupación ciudadana por la política, los partidos y los políticos alcance máximos históricos en cada barómetro del CIS. Superando ya en su conjunto la barrera del 50%, los españoles los eligen entre los principales problemas del país. Cuanto menos, resulta paradójico, y a la vez preocupante, que quienes deben gestionar lo público y proponer soluciones para el desempleo, mejorar la economía o paliar los efectos de la COVID-19, sean motivo de preocupación de sus conciudadanos.

En esta misma línea incide el “Barómetro de confianza” que anualmente elabora la multinacional Edelman evaluando el estado de la confianza hacia las instituciones públicas y privadas, incluyendo empresas, gobiernos, ONG y medios de comunicación. En su último informe, los gobiernos caen al tercer lugar (53%) como institución depositaria de la confianza de los ciudadanos. Pero esta es la media de los 27 países estudiados, porque en España dicha confianza es del 34%.

Efectivamente, ante una creciente desconfianza en la clase política que apuntala la desafección ciudadana, los partidos y los políticos deberían poner solución a una deriva que atenta contra la propia democracia. No en vano, el barómetro del CIS del pasado mes de febrero reflejaba un dato que puede empezar a ser preocupante: el 78,6% de los españoles considera que «la democracia siempre es preferible a cualquier otra forma de gobierno» frente a un 6,3% que apuesta por un régimen autoritario «en algunas circunstancias» y a otro 8% que le da igual «un gobierno que otro».

Leer más

La política de las emociones. Cómo los sentimientos gobiernan el mundo

Mar 26

La política de las emociones. Cómo los sentimientos gobiernan el mundo

Toni Aira, en la introducción de su última publicación, confiesa sin tapujos que “este libro es un ensayo sobre el mundo en el que vivimos”. Y tras su lectura, el lector confirma que está ante un ensayo no sólo muy bien documentado con útiles referencias bibliográficas, sino también ante un tratado de comunicación política actual.

Su objetivo es arrojar luz sobre las lógicas contemporáneas del liderazgo político que desempeña diferentes emociones para conectar con los ciudadanos. Antes de entrar a hablar propiamente de los sentimientos, dibuja el encuadre de su hipótesis: vivimos hiperconectados, con acceso instantáneo a ingente información, pero también a desinformación masiva. Curiosamente, se da la paradoja de que cuando más formación y acceso a la información tenemos, somos más sensibles a la emoción frente a la razón. Vivimos en un presente continuo cortoplacista, “acostumbrados a decidir nuestra fragmentada atención a cosas novedosas, diferentes, intensas, sorpresivas, que nos generen algún tipo de sentimiento”.

Por tanto, terreno abonado para los sentimientos “que son el modo en el que nos relacionamos con esa vertiente emocional de nuestro cerebro, las construcciones que hacemos tras experimentar ciertas emociones”. Y es que, hoy más que nunca, se llega a la cabeza de los votantes a través del corazón, de las emociones, ya que los ciudadanos prestarán su apoyo a quien les haga sentir de una manera determinada (ilusión, esperanza, alegría) o contra aquellos que les hagan aflorar sentimientos que no desean experimentar (miedo, angustia, enfado). Con el agravante de que, una vez instaladas en nuestro cuerpo, cada vez será más difícil desmontarlas, por mucha información de la que se disponga, ya que entramos en el pantanoso terreno de los sesgos congnitivos.

Y nos ofrece otra fórmula de éxito. Las características para que un mensaje conecte emocionalmente son un lenguaje audiovisual con impacto emocional, simplificación y personalización. De este planteamiento no debe extrañarnos que una de las luchas de la política contemporánea sea la del relato. La obsesión actual de los protagonistas políticos por tejer relatos para imponerlos, la superficialidad de la campaña permanente, frente a lo que debería ser la política: la gestión del poder a través del cual construir realidades palpables. Y es que uno de los mandamientos de la compol es que la percepción es realidad. Con el consiguiente riesgo de construir relatos de realidades alternativas o hiperrealidades de humo. Por tanto, no nos alarmemos después si surge la desafección y la pérdida de apoyo, tanto de los instrumentos como de los partidos y la clase política, desplazándoles frente al imperio de las emociones.

Para desarrollar su teoría, Aira se basa en el trabajo Psychology of Emotion (1992) de los psicólogos J. G. Carlson y E. Hatfield, en el que señalan los dieciséis sentimientos que experimentamos con más frecuencia, seleccionando diez en los que ahonda en el libro: odio, optimismo, indignación, amor, impaciencia, euforia, venganza, satisfacción, enfado, admiración (los seis restantes serían envidia, afecto, gratitud, tristeza, agrado y celos).

Ligando cada uno de ellos a los principales personajes políticos de los últimos años (desde Trump, Trudeau o Merkel, pasando por Pedro Sánchez, Pablo Iglesias  o Abascal),  ejemplifica las emociones y describe sus liderazgos, pero también –y es un valor añadido del libro-, analiza la política contemporánea ligada a dichos líderes y explica muchas herramientas de comunicación política.

Toni Aira consigue imponer la tesis del libro explicando cómo los sentimientos dominan el mundo, gracias también al trabajo que la comunicación política realiza en tándem con los líderes políticos, pero nos recuerda que su fin último es que seamos menos prisioneros de ellos, “para crecer como ciudadanos con más ganas de entender, a la vez de sentir”.

* Reseña destacada para La revista de ACOP nº 52, enero de 2021.

Leer más

Las 15 series, películas y documentales políticos del año 2020

Dic 16

Las 15 series, películas y documentales políticos del año 2020

* Por noveno año consecutivo desde 2012, este número especial de La revista de ACOP incluye un reportaje con los mejores productos audiovisuales del año, hecho que relata la importancia de esta temática en la industria cinematográfica.

Este 2020 tan adverso en otros aspectos, nos trajo dos buenas noticias: la confirmación de una nueva temporada de la aclamada Borgen, para el 2022 (además de poder verla en Netflix); y la posibilidad de ver El ala oeste de la Casa Blanca en la plataforma Amazon Prime. Es raro, pero quizás sean las mejores noticias para un año en el que no ha habido ninguna serie ni película de temática política de gran éxito -como así ocurrió el año pasado con Years & Yers o Brexit– más allá del regreso de Aaron Sorkin y David Simon con nuevas propuestas.

A pesar de ello, el número de rodajes estrenados en nuestro país durante 2020 (criterio para aparecer en esta lista, además de excluir las nuevas temporadas de series ya estrenadas) ha sido elevado con 17 series, 19 películas y 40 documentales. Siempre puede que se escape alguna del radar, pero las principales están aquí (si hay alguna que no está, házmelo saber). Por último, destacar la importancia de las plataformas de televisión que no es que cada vez tengan más protagonismo, sino que acaparan la mayoría de los estrenos, produciéndose series y películas para ellas y apenas para televisión o cines.

Por mantener un equilibrio, este año hemos vuelto a destacar 5 productos de cada género de los 76 totales, siendo Estados Unidos, con gran diferencia, el país que más aportaciones realiza (con 11) y con una cada uno, México, Francia, Bélgica y Alemania.

Como advierto todos los años, esta lista es totalmente subjetiva y, por ese motivo, a continuación de la selección facilito los “descartes”, por si el lector desea confeccionar su propia clasificación o darse un atracón con toda la oferta fílmica. Los criterios de selección que he seguido han sido no sólo la calidad, sino la variedad de los temas y, a veces, no optar por lo evidente.

Por ejemplo, respecto de las series, que es donde más calidad hay este año, seguramente se podrían haber hecho dos listados y algún lector puede echar de menos Patria (cuyo pregonado y esperado estreno ha generado que se emita la serie La línea invisible o los documentales Bajo el silencio y El desafío: ETA) o la francesa El colapso. Este último caso resulta paradójico puesto que, con la misma temática catastrofista -y rodadas antes de producirse la pandemia- se han estrenado también la serie británica Cobra o la película mexicana Nuevo orden.

Por último, como suele ser habitual el año de elecciones en Estados Unidos, el número de documentales suele incrementarse, pero este año se ha notado aquí también la polarización política estadounidense con el 70% de los 40 documentales recabados abordando de una forma u otra las elecciones americanas (y desde diferentes perspectivas ideológicas).

En fin, ésta es la hornada de este 2020. ¡Que las disfrutéis!

* Artículo realizado para La revista de ACOP. Su número especial de fin de año recoge lo más destacado de 2020, incluyendo las películas, series y documentales de este año. Por si te interesa, aquí puedes encontrar la selección de películas de 2019, 2018, 2017 (películas y series), 2016201520142013 y 2012 (páginas 25 a 30).

Leer más

Películas, series y documentales políticos: lo mejor de 2019

Dic 26

* Un año más acudimos fieles a la cita de seleccionar las que han sido las ficciones sobre política más destacadas del año. Lo que empezó, hace ya ocho años, como una sección pintoresca del número especial de La revista de ACOP con lo más destacado del año en comunicación política, se mantiene, por derecho propio, en un esperado apartado para todos los amantes del séptimo arte y la política. Y no es para menos ya que cada año contamos con más variedad y productos audiovisuales donde elegir.

Así, en este 2019 hemos hecho una selección entre 19 películas, 19 series y 27 documentales que han sido estrenados este año en sus países de origen o por primera vez en España (sobre todo en el caso de los documentales y las plataformas de vídeo). Esta apreciación es importante porque, en el caso de las series, no tenemos en cuenta las nuevas temporadas de series ya estrenadas (como pueden ser la tercera de The Crown y The Handmaid’s Tale, la cuarta de The man in the High Castle o la quinta de los Peaky Blinders donde la política gana protagonismo en la trama de los gánsteres de Birmingham).

Para mantener el equilibrio, este año hemos destacado 5 productos de cada género, siendo los países con más aportaciones Estados Unidos (con 6) y Francia (con 4 y, en ambos casos, con representantes en las tres categorías), seguidos de Reino Unido (3) y Brasil e Italia (1).

En lo que respecta a nuestro país, también tenemos producciones en todos los géneros, aunque finalmente no los hemos incluido en la selección definitiva. Siempre nos quejamos de la ausencia de una serie de categoría, como en otros países, y este año contábamos con dos ejemplos para paliar este déficit: Secretos de Estado, que no alcanzó las expectativas de superproducción creadas, con un guión más cerca de la prensa del corazón que del thriller político al que aspiraba; y Vota Juan, una divertida sátira que tendrá continuidad en 2020 gracias a Vamos Juan.

Evidentemente, se trata de una lista subjetiva y por ese motivo el lector puede consultar al final de esta entrada la lista completa con las 65 películas, series y documentales (excluidas las seleccionadas) por si quiere darse un atracón (si se me ha escapado alguna, ¡házmelo saber!). Considero que ha sido un muy buen año para la temática política porque hay productos que han traspasado la barrera del cinéfilo #compol para llegar al gran público con, por ejemplo, películas como Brexit, the incivil war, series como Years and Years o The loudest voice y documentales como El gran hackeo o A la conquista del congreso.

Aquí tenéis la propuesta para este año 2019. ¡Que la disfrutéis!

* Artículo realizado para La revista de ACOP. Su número especial de fin de año recoge lo más destacado de 2019, incluyendo las películas, series y documentales de este año. Por si te interesa, aquí puedes encontrar la selección de películas de 2018, 20172016201520142013 y 2012 (páginas 25 a 30).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Leer más

Cómo escribir un discurso de éxito

Jul 20

Cómo escribir un discurso de éxito

* Artículo escrito para el número especial de «La revista de ACOP» (nº 29, julio 2018), sobre el V Encuentro Internacional de Comunicación Política #ACOPBilbao2018.

La conferencia de clausura del V Encuentro ACOP Bilbao 2018 corrió a cargo del periodista y escritor Philip Collins. El británico fue el escritor principal de discursos de Tony Blair y actualmente es columnista en The Times y jefe ejecutivo del centro de estudios de centro izquierda Demos. Ha escrito los libros “The Art of Speeches and Presentations” y “When they go low, we go high”.

En su intervención afirmó que él entiende la política en un sentido retórico, es decir, que tiene que persuadir, ganarse al público, a diferencia de los populismos que te dicen lo que quieres escuchar o las autocracias donde el tirano hace lo que quiere.

Entendiendo, por tanto, la política como la concibieron los clásicos -las referencias a Pericles, Platón, Cicerón, etc. fueron constantes en su intervención-, afirmó que la democracia es el arte de la persuasión. Así, nos brindó cinco puntos para tener éxito en un discurso.

En primer lugar, pensar en la audiencia. Identificar al público al que nos dirigimos y adaptarnos a él para que nos entienda. Actualmente, muchos políticos y personajes públicos tienen como referencia al expresidente estadounidense Barack Obama, pero no es posible que todos hablen como él porque no comparten su trayectoria vital, que es algo especial de cada persona. Es decir, el contexto es fundamental ya que nos ofrece un marco interpretativo. Por ese motivo, es más difícil escribir discursos memorables cuando todo funciona bien. Los discursos que solemos recordar igual no son los mejores, pero sí los que se producen en situaciones especiales, pronunciados en momentos que calificamos de históricos.

Leer más
A %d blogueros les gusta esto: