El merchandising al servicio de la repolitización de la sociedad

Feb 03

El merchandising al servicio de la repolitización de la sociedad

Hace tan sólo unos días la Oficina de Patentes y Marcas autorizaba a Podemos, el partido de Pablo Iglesias, a utilizar su marca con fines comerciales. Desde el verano, el grupo de comunicación Mediaset -que tenía registrada la marca «Podemos» a través de su cadena Cuatro para promoción de la Eurocopa de Fútbol de 2008- se había opuesto a su uso, por lo que el proceso de registro estaba paralizado. Sin embargo, la Oficina de Patentes y Marcas desbloqueaba a finales del mes de enero esta situación y daba el visto bueno para la coexistencia de ambos registros, resolviendo que ambas marcas puedan convivir por ser lo suficientemente diferentes.

Este asunto no es baladí, por lo menos para esta nueva formación política, ya que, desde su creación, en concepto de merchandising, ha recaudado 73.000 €, lo que supone casi un 7% de sus ingresos, sacándole gran partido a esta vía de financiación.

En un contexto político en el que la sociedad demanda un cambio en la Ley de Financiación de los partidos (reformada en 2012) y que las grandes formaciones políticas no consiguen rentabilizar su marca por su crisis de imagen, Podemos ha visto no sólo cómo subían como la espuma en las encuestas en intención de voto sino la gran aceptación de sus productos de merchandising político, principalmente camisetas, chapas, pulseras, bolsas de tela y postales.

En los nuevos tiempos, la gente no está dispuesta a realizar una donación a un partido, pero sí a comprar alguno de sus productos con los que, además, hacer gala de su simpatía o identificación ideológica. En el nuevo activismo político, la pasión que despierta la marca es una nueva herramienta tanto de publicidad y posicionamiento político como de obtención de fondos.

Leer más
A %d blogueros les gusta esto: