El poder del relato: historias que ganan olimpiadas

Oct 03

Ayer fue el día en que se decidió la sede de los Juegos Olímpicos de 2016. Madrid estaba entre las finalistas,  pero finalmente fue Río de Janeiro la ciudad elegida.

En su presentación ante los miembros del COI las cuatro ciudades candidatas utilizaron sus mejores armas dialécticas para convencer al resto del mundo de la idoneidad de sus propuestas.

Más allá de la geopolítica, leyes no escritas y tramas conspirativas que siempre rodean esta toma de decisiones, nos vamos a quedar con sus discursos.

Resulta curioso que, pese al trabajo de los jueces del COI que evalúan el estado de las candidaturas (infraestructuras ejecutadas, apoyo popular, sostenibilidad económica, seguridad, etcétera), al final, todo se reduce a si las ciudades son capaces de persuadir a los miembros del COI.

Y para persuadir, los representantes de las ciudades candidatas recurrieron al relato. El storytelling es una de las mejores formas de hacer llegar un mensaje a las audiencias, saturadas por la ingente cantidad de información en las sociedades contemporáneas. La política de las emociones al servicio del sueño olímpico. Esta técnica la domina a la perfección Barack Obama y ayer volvió a ponerla en acción, aunque no causó el efecto deseado, además de por otros factores (como su viaje relámpago que le impidió llevar a cabo las acciones de lobbying del resto de ciudades, aunque estuviera su esposa), porque quizá era demasiado previsible (“Together We Can”). En esta ocasión, la candidatura resultó muy alejada de la sensibilidad popular (ni siquiera ofreció una imagen del baloncestista Michael Jordan en sus víedos) y lo confió todo al magnetismo de su matrimonio presidencial.

Respecto a la candidatura de Tokio, simplemente mencionar lo que admitió Ichiro Kono, el presidente de la candidatura nipona al empezar la presentación “Los japoneses no somos buenos mostrando nuestros sentimientos”, para finalizar asegurando, otro representante esta vez, que todos lo pasarían muy bien en Tokio y que les llevarían al karaoke. Palabra incapaces de movilizar a la audiencia en un mundo cada vez más líquido.

En cuanto a España, vertebró su presentación sobre el titular “Los Juegos de las Personas“. Fue una puesta en escena con episodios emotivos y contundencia política para propagar la multiculturalidad de Madrid. Podemos estar orgullosos del papel representado por nuestros políticos, una piña cohesionada para la ocasión. Y las emociones, siempre a flor de piel, con unos magníficos vídeos: Samaranch padre, a sus 89 años, pidió un último deseo; el rey Juan Carlos apeló a su linaje olímpico y presumió de nietos voluntarios de Madrid 2016, y el titular de Gallardón “En el deporte el único fracaso es rendirse”.

El presidente brasileño, Lula da Silva, dio toda una lección de construcción de un storytelling creado a partir de sus orígenes familiares, de su propia vida y de su relación con el mundo. Basado en la imagen de ser el único continente que todavía no había acogido unos Juegos olímpicos, la candidatura de la Cidade Maravilhosa jugó a la carta épica, a la baza de cambiar la historia y cambiar el destino de la ciudad, mejorarla, manejando en una mano su auge económico y en la otra un abanico de emociones.

“Ha llegado nuestro momento. Entre las diez mayores economías del mundo, Brasil es la única que aún no ha sido sede de unos Juegos. Para los otros países será otra edición de los Juegos. Para nosotros, una oportunidad sin precedentes de crecer en autoestima, de fortalecer las conquistas recientes y de estimular nuevas. Nuestra candidatura no es sólo nuestra, es también de toda América del Sur, de 400 millones de personas, entre ellas 180 millones de jóvenes. Hay que aprovechar este momento mágico para ampliar los Juegos y llevarlos a otros lugares del planeta. Río es la ciudad más maravillosa del mundo. La cumbre del G-20 acaba de reconocer la importancia de países emergentes como Brasil en el nuevo mapa de la economía mundial. Como brasileño, me enorgullezco de formar parte de este proceso. Ahora queremos abrir nuestras puertas a la mayor fiesta de la humanidad. Si nos dan la oportunidad, no se arrepentirán. Tengan la seguridad de que los Juegos de Río serán inolvidables porque estarán pletóricos de pasión, de energía y de la creatividad del pueblo brasileño”.

Leer más
Página 4 de 41234
A %d blogueros les gusta esto: