Es la credibilidad, estúpido

Abr 18

Es la credibilidad, estúpido

La credibilidad es el bien más preciado que puede atesorar un político o cualquier dirigente con responsabilidades públicas o empresariales. La credibilidad aporta la ansiada confianza en nuestra persona, nuestra gestión y nuestro discurso. Y todo ello nos confiere prestigio y reputación. La credibilidad va siempre de la mano de la verdad, de la coherencia de nuestras acciones, y sus principales enemigos son la mentira y la acumulación de errores o la mala gestión.

Por tanto, sorprende que muchos políticos no sean conscientes de ello o aspiren a tener una larga carrera política cuando su credibilidad ha sido puesta en entredicho y no hayan sabido defenderla adecuadamente.

Podemos poner de ejemplo el caso más reciente, el de la obtención del master universitario por parte de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, pero ha habido antes otros ejemplos y, desgraciadamente, no será el último. Han sido muchos los errores cometidos en la gestión de esta crisis que podría haber tenido otro resultado en función de cómo se hubiese afrontado. Fallos de comunicación aparte, ante unas pruebas tan reveladoras, quizás no sea lo más inteligente cuestionar dichas pruebas o culpabilizar a la universidad, ya que esta tratará de defenderse para salvar su honor y te pondrá en evidencia, dejando poco lugar a la duda de que quien está faltando a la verdad realmente eres tú. Por otra parte, arrastrar a tu partido -y cargos públicos con el presidente a la cabeza- a teorías conspirativas o supuestas tramas políticas cuando éste está inmerso en multitud de casos de corrupción quizás tampoco sea una buena idea ya que te estás poniendo al mismo nivel de degradación.

El siempre sabio refranero popular nos dice que “las mentiras tienen las patas muy cortas” y, como hemos podido comprobar, por mucho que quieras huir hacía adelante, la verdad siempre te alcanzará para ajustar cuentas contigo.

Por tanto, sólo nos queda una vía, quizás la más fácil, aunque la más dolorosa, pero también la más satisfactoria: decir la verdad. Pensemos que, desde el principio, Cristina Cifuentes, en un ejercicio de responsabilidad y transparencia, asume su error, reconoce su culpa, pide perdón y dimite o pone su cargo a disposición de los madrileños. Sin duda alguna, el marco narrativo en el que discurriría la polémica sería otro. En política se suele decir que los votantes toleran un error -si va acompañado de la correspondiente penitencia-, pero no que se les siga mintiendo todo el rato y menos que se les trate de tomar el pelo. Quizás si la aún presidenta de la Comunidad de Madrid hubiese admitido su culpabilidad, todavía tuviera alguna oportunidad de rehacer su carrera política (a los ciudadanos nos suelen gustar las historias de humildes ave fénix que resurgen de sus cenizas revestidos de superación personal), pero tal y como ha gestionado esta crisis -primero- personal, pero que ha acabado por serlo política, académica y social, dudo mucho de que después de este incidente vuelva a estar en la primera línea de la vida política.

Otro factor a tener en cuenta, muy importante en comunicación política, es la generación de expectativas y es que Cristina Cifuentes se auto presentaba como abanderada de la regeneración política y la lucha contra la corrupción. Incluso sonaba en los mentideros políticos como posible sucesora de Mariano Rajoy ya que parecía no tener ninguna mácula de corrupción. Por tanto, el impacto negativo de esta noticia ha sido mayor para quien estaba llamada a defendernos de la inmoralidad política.

En otros países, casos similares como la apropiación de ideas ajenas han sido motivo suficiente de dimisión o renuncia. Así sucedió con la exministra de Educación de Alemania, Annette Schavan, descubierta en 2013 que plagió su tesis doctoral; con el exministro de Defensa alemán, Karl Theodor zu Guttenberg, que además era el ministro más popular de Alemania y delfín de la canciller, Angela Merkel, pero renunció a su cartera en 2011 por el mismo motivo; o con Victor Ponta, ex primer ministro rumano, que copió su tesis en 1980 y fue descubierto en 2013, dimitiendo dos años más tarde y reconociendo que debía haberlo hecho antes.

Hay quien piensa que, con todos los casos de corrupción política y económica existentes, este es un mal menor. Que, como defendía al principio el Partido Popular en sus argumentarios tratando de desviar el foco del debate, lo verdaderamente importante es abordar el afán de “titulitis” -no sólo de nuestros políticos- y la regulación de másteres y postgrados del sistema académico de nuestro país.

Pero en el fondo de todo este tema subyace algo más importante que es la ejemplaridad de nuestra clase política. Como ciudadanos queremos cargos públicos de los que sentirnos no sólo representados sino orgullosos, que sean dignos gestores de la res publica, y hagan de la credibilidad su cordón umbilical con la ciudadanía.

En nuestro país, la dimisión es vista de forma negativa y rara vez se produce. Sin embargo, dependiendo del motivo por el que se dimita, puede ser un magnífico ejemplo de coherencia profesional, de asunción de responsabilidades, expiación de la culpa, humildad y transformación personal. Lo que para unos significa cavar su tumba política, otros lo convierten en oportunidad, un paso para atrás para coger impulso y presentarse de nuevo ante la opinión pública como un personaje renovado, liberado de lastres y reputación mejorada. Éste es el principal error que ha cometido Cristina Cifuentes, creer que gana quien resiste más, cuando es quien lo hace desde la verdad.

* Artículo escrito el 11 de abril y publicado el 17 de abril en la Tribuna de firmas invitadas de La Fábrica de Discursos.

Leer más

Greenhouse, una app para conocer la procedencia de donaciones a congresistas de EEUU

Nov 03

Greenhouse, una app para conocer la procedencia de donaciones a congresistas de EEUU

Se calcula que existen más de un millón de aplicaciones para cada sistema operativo de teléfonos inteligentes. Lo llamativo de la app Greenhouse no es sólo que va al núcleo mismo de la deseada transparencia en la política de EEUU, sino que la puso en funcionamiento este verano un chaval de 16 años llamado Nick Rubin.

Tras 400 horas de trabajo repartidas a lo largo de 10 meses, en los ratos libres del instituto, y como resultado de un trabajo de clase, Nick Rubin se ha convertido en una de las estrellas de la lucha por la transparencia en todo el mundo.

Greenhouse se puede instalar en navegadores Safari, Firefox y Chrome (de momento, no funciona para tabletas ni smartphones). De tal manera que cuando reconoce en un texto el nombre de uno de los 435 miembros de la Cámara de Representantes y 100 senadores, situando el cursor sobre dicho nombre aparece una ventana desplegable con la información sobre cuánto dinero ha recibido en su última campaña y de dónde procede.

Aunque no sea una información exhaustiva, es más que suficiente para conocer qué sector económico o grupo de influencia ha financiado al político e incluso saber qué porcentaje procede de donaciones inferiores a 200 euros (en EEUU es la cantidad límite para ser documentada en la Comisión Electoral Federal y habitualmente, las donaciones realizadas por ciudadanos de clase media, no corporaciones).

Captura de pantalla de ventana emergente con la información sobre el congresista

Captura de pantalla de ventana emergente con la información sobre el congresista

Leer más

Los partidos políticos españoles siguen suspendiendo en transparencia

Jun 06

Los partidos políticos españoles siguen suspendiendo en transparencia

Con motivo de las elecciones europeas, el pasado mes de mayo conocíamos dos informes, de instituciones diferentes, relativos al nivel de transparencia de los partidos políticos.

El avance del tercer informe “Transparencia, el mejor eslogan”, elaborado por la Fundación Compromiso y Transparencia (constituida en 2007 con la finalidad de fortalecer la confianza de la sociedad en las instituciones impulsando el buen gobierno, la transparencia y la rendición de cuentas de sus actividades) señala que de los 18 partidos políticos que integran los grupos parlamentarios de la X Legislatura del Congreso de los Diputados solo UPyD y Esquerra Republicana (ER) son transparentes.

El informe analiza las páginas webs de todos los partidos políticos con representación parlamentaria y estudia ocho factores: quiénes somos, gobierno, estructura directiva, personas, afiliados, programa, cumplimiento del programa e información económica. A su vez, cada uno de esos aspectos se divide en factores significativos como el perfil de los cargos directivos, la declaración de bienes de los cargos electos, si publica el número de afiliados, los canales de comunicación con el partido, el grado de cumplimiento del programa electoral si está gobernando y, en el plano financiero si las formaciones incluyen en sus webs el balance de situación, los ingresos y gastos, los informes de auditoria y del Tribunal de Cuentas o los créditos concedidos y condonados. Así hasta un total de 25 indicadores de transparencia en el que los partidos deben superar 16 para ser considerados transparentes (UPyD y ER), 12 para translúcidos (UPN, IU y EUiA) y menos de 12 para ser opacos.

Leer más

El poder de los grupos de presión en Bruselas

Jun 05

El poder de los grupos de presión en Bruselas

Coincidiendo con las elecciones europeas, el inicio de la Cumbre Empresarial Europea -el mayor evento de lobby organizado en Bruselas- y la finalización del segundo mandato de Durão Barroso al frente de la Comisión Europea, el Observatorio Corporativo Europeo (CEO en sus siglas en inglés) -una organización que promueve la transparencia de la política comunitaria-, publicó un informe sobre el trabajo de la Comisión Europea en los últimos cinco años.

El informe, titulado “El historial de una Comisión prisionera. El ‘libro negro’ de la agenda corporativa de la II Comisión Barroso”, resume las actuaciones de la Comisión saliente y en particular cómo la Comisión ha interactuado con los grandes grupos de presión empresariales. Proporciona una visión general del papel de dicha institución europea en áreas clave como el comercio internacional, la regulación financiera, el cambio climático, la agricultura, las políticas económicas -en particular las políticas adoptadas en respuesta a la eurocrisis-, o la ética del lobbying y la transparencia

Las críticas son graves y contundentes, pues el informe concluye que la Comisión ha desarrollado una agenda corporativa con poca consideración por los intereses de la sociedad, luchando “con uñas y dientes” para evitar la regulación efectiva de los grupos de presión, incluyendo su oposición a un registro obligatorio y evitar una reforma de su estructura de asesoramiento de sus llamados “grupos de expertos” dominados por los representantes de las grandes empresas. Por tanto, un aumento de las competencias de la Comisión redundaría, según CEO, en un incremento del poder de las grandes corporaciones empresariales.

Leer más

El Consejo de Europa, a través del Informe GRECO, urge a las autoridades españolas a restaurar la confianza en las instituciones políticas y judiciales

Ene 31

El Consejo de Europa, a través del Informe GRECO, urge a las autoridades españolas a restaurar la confianza en las instituciones políticas y judiciales

El pasado julio nos hacíamos eco de la “Tercera Ronda de Evaluación”, dentro del Segundo Informe de Cumplimiento en España”, del Informe del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) que hacía una serie de recomendaciones sobre la financiación de los partidos políticos.

EL 15 de enero del presente año se publicaba la “Cuarta Ronda de Evaluación” que atendía a la prevención de la corrupción en relación con los miembros del Parlamento, jueces y fiscales.

En este informe se reconocen importantes avances realizados por el Parlamento español en la transparencia del proceso legislativo y en la rendición de cuentas de los parlamentarios. Sin embargo, como conclusión, el documento urge a las autoridades a restaurar la confianza en las instituciones políticas y judiciales y, para ello, plantea 11 recomendaciones a España con el objetivo de mejorar la independencia institucional. El cumplimiento de estas recomendaciones se evaluará en el segundo semestre de 2015. Destacamos las siguientes:

En cuanto a los miembros del Parlamento, diputados y senadores, solicita que se desarrolle un código de conducta de fácil acceso para el público que incluya orientaciones sobre cuestiones éticas y prevención de conflictos de intereses, regalos y otros beneficios, y que se complemente con medidas prácticas para su aplicación así como actividades de formación y asesoramiento. También solicita que se introduzcan normas que regulen la relación entre los miembros de las Cámaras y los grupos de presión que tratan de influir en el proceso legislativo. Así como que se tomen medidas adecuadas para garantizar su control eficaz.

Leer más
Página 1 de 41234
A %d blogueros les gusta esto: